Con el propósito de auxiliar a quienes cuidan personas con alzheimer y evitar su extravío, alumnos del Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos (CECyT 18), Campus Zacatecas, crearon un tapete que envía un mensaje al dispositivo móvil del cuidador o familiar cuando el paciente sale de casa sin avisar.

El proyecto, denominado Politécnicos Pro Alzheimer (PPA), consiste en una pequeña alfombra que se coloca en la puerta de salida de la casa, la cual contiene un dispositivo electrónico, que al ser pisado por los zapatos con imanes que porta el enfermo, manda una señal al dispositivo móvil.

El proyecto fue desarrollado por los alumnos Luis Mario Trejo Hinojosa, Alexis Carranza Ledezma y Rocío Celeste Rivero Gómez, el cual es encabezado por Emmanuel Alejandro Larralde Ortiz, quien propuso el desarrollo del prototipo a partir de una experiencia familiar. Su abuela padece alzheimer y frecuentemente se salía de su casa, lo que le provocaba angustia. A partir de ese hecho convocó a sus compañeros a crear un instrumento o dispositivo que ayudara al cuidado del enfermo.

Los alumnos son de la carrera de Técnico en Sistemas Digitales, del área de Ciencia, Tecnología y Educación, y fueron guiados por los profesores Carlos Alan Femat Quintero y Jesús Eloy Castillo Herrera, quienes señalaron que con este prototipo buscan solucionar un problema que enfrentan cientos de pacientes con alzheimer.

Esta enfermedad consiste en el olvido de la memoria y deteriora el pensamiento. Los principales síntomas son: pérdida de memoria y olfato, problemas de habla y sueño, dificultad para desempeñar tareas habituales, cambios repentinos en la personalidad, así como desorientación de tiempo y lugar.

El profesor Femat Quintero explicó que el objeto del tapete fue auxiliar a quienes padecen este mal con un producto económicamente accesible que permitió a los alumnos aplicar los conocimientos adquiridos en los salones de clase y al mismo tiempo presentarse como una solución práctica a un problema cotidiano.

Se buscó que el proyecto fuera cómodo y seguro para el enfermo, quien no lo ve ni le estorba y, por lo tanto, no le causa ansiedad.

Publicado en La Jornada