Mélida Vázquez y Pedro Ruiz son estudiantes del Colegio Bautista Betania, en Ciudad Sandino. Ambos tienen 10 años y construyeron a Franky, un robot programado desde una computadora XO.

Linda Martínez, tutora de los estudiantes y coordinadora del área de robótica, indicó que Franky funciona con TortugArte, un entorno de programación gráfico. “Los niños trabajaron desde la soldadura de los circuitos hasta la programación”, dijo Martínez.

Software educativo

Las matemáticas y el español dejaron de ser aburridas para la niñez con los softwares libres de lectoescritura, otra invención de los estudiantes que apadrina esta institución. María Josefina Terán, presidente de la Fundación Zamora-Terán, expresó que los software y el robot son el resultado de un año de trabajo en el Centro de Experimentación y Desarrollo de Software Libre que se inauguró en octubre del 2015. De igual manera, enfatizó que con la apertura del Centro de Innovación habrá continuidad a estos y más proyectos.

Según Terán, los infantes que poseen una computadora XO tienen instalados estos programas que hacen interactivas las materias de matemática y español a través de juegos. “Tenemos 10 softwares diferentes de lectoescritura y matemáticas que han sido desarrollados por nuestro equipos de voluntarios”, precisó Terán, quien refirió que antes “contratábamos a desarrolladores de software libre”.

Centro de innovación

Este edificio cuenta con cuatro estaciones que albergan ocho proyectos. Comunidades Innovadores, Desarrollo para el Aprendizaje, Robótica Humanizadora y El Código detrás de la Diversión son las áreas que se trabajarán en el Centro de Innovación.

Terán precisó que los beneficiados con este proyecto serán los estudiantes de colegios de varios municipios del país como Ciudad Sandino, Tipitipa, isla de Ometepe, entre otros. Además acogerá a una red de voluntarios programadores y docentes. William López es uno de los cuatro estudiantes de ingeniería en sistema de la Universidad de Managua (UdeM) que desarrolló el Octopus, un sistema de 10 cargadores de computadoras XO. El propósito del invento fue encontrar una solución al déficit de conectores en los colegios, precisó López, quien explicó que Octopus consiste en conectar los cargadores a una fuente de poder para redistribuir la energía de un solo enchufe.

Publicado en El Nuevo Diario