La Universidad Técnica Equinoccial (UTE) es la sede del XII Concurso Ecuatoriano de Robótica (CER) que este año reúne a 689 robots de 23 universidades y 6 Institutos Superiores del país.

Existen 22 categorías de competición entre ellas soccer, micro zumo, mini zumo, mega zumo, concurso de velocidad, robots trepadores, voladores, seguidores de línea y la batalla de robots que es la más popular porque los prototipos de hasta 120 libras se enfrentan en un ring y utilizan armas y dispositivos de golpes para destruir a sus contrincantes.

El equipo de la Escuela Politécnica de Chimborazo (Spoch) ganó en la batalla de 30 libras con su robot Mini Taz que sale victorioso por tercer año consecutivo. Fabián Padilla, miembro del equipo explicó que su robot ha sufrido muchas modificaciones durante estos años para hacerlo más competitivo.

El secreto que esconde Mini Taz está en su arma rotatoria que gira a 600 revoluciones por minuto y tiene un peso de 10 libras lo que genera más potencia para el ataque y una mayor destrucción para sus contrincantes.

Padilla señaló que esta competencia sobre todo les brinda la experiencia y los prepara para trabajar en una fábrica o empresa al terminar su carrera. En esto coincidió Kléver Chulde dijo que ganar este concurso “representa el esfuerzo que han invertido todos sus compañeros y el hecho de seguir adelante y hacer quedar bien a la Spoch”.

Este evento busca promover la robótica en Ecuador a través de la competencia tanto a nivel práctico como teórico, retando a que los estudiantes puedan desarrollar máquinas funcionales acorde a los requerimientos de la categoría.

Vladimir Bonilla, coordinador de la carrera de Mecatrónica de la UTE, señaló que la importancia de esta competencia “es mostrar las habilidades que los chicos desarrollan durante su preparación en las carreras de Robótica, Mecatrónica, Electrónica. Esto nació más como una idea de camaradería para poder mostrar lo que hacemos y compartir los avances entre nosotros”, dijo.

En este sentido explicó que los equipos de las universidades se ayudan, se dan consejos sobre cómo mejorar los robots, sobre qué pieza cambiar, entre otras cosas. “Lo mejor que nos puede pasar para La UTE es que nos visiten, nos dejen sus experiencias”, señaló Bonilla.

Los tres primeros lugares de cada categoría reciben medallas y trofeos, mientras que en la clausura que será la tarde del viernes, se hará un conteo de medallas y la Universidad con más puntos será la ganadora general de la competencia.

Además de las batallas en el CER existe una sección de poster libre en la que los creadores presentan robots, aplicaciones y otros sistemas tecnológicos que ayudan a resolver problemas de salud, enseñan de forma didáctica a los niños o sirven en la protección del medioambiente como es el caso de sistemas que previenen la erupción de volcanes o la contaminación del agua, prótesis para personas discapacitadas, entre otras cosas.

El Club de Robótica de la Universidad Politécnica Salesiana de Cuenca, presentó un robot rastreador que cuenta con una cámara IP que trasmite audio y video en tiempo real a la computadora. La proyección a futuro de sus creadores es que el robot se pueda usar en la minería, para realizar análisis del suelo y también en rescates, ya que puede proporcionar información a los rescatistas sobre si es seguro o no ingresar a los lugares.

Mientras que estudiantes de Ingeniería Mecatrónica de la Escuela Superior Politécnica del Ejército (ESPE) de Latacunga presentaron un sistema mediante visión artificial para que pueda monitorear a los volcanes y proyecte la trayectoria para que las personas sean alertadas mediante un mensaje de texto y alarmas sonoras.

Kevin Barrera, miembro del equipo, explicó que la ventaja de este sistema es que el Instituto Geofísico ya tiene instaladas las cámaras en donde podrían incorporar su sistema para tener un mejor monitoreo.

“Lo que muestra es la dimensión del flujo piro plástico y hacia dónde va a ir para tener una previsión”, señaló Barrera, quien además dijo que expondrán este trabajo el rpóximo 20 de diciembre en una feria en Malasia.

El viernes será la clausura del evento con la batalla de robots de 120 libras que es la más esperada por todos los participantes. La próxima edición tendrá como sede la Universidad Politécnica Salesiana.

Publicado en Andes