A 20 años de la polémica clonación de la oveja Dolly y tras un largo debate entre la Iglesia y la comunidad científica, dos biólogos peruanos hacen historia y logran replicar a una vaca lechera, una proeza nunca antes vista en nuestro país.

Jenin Cortez, y Luis Murga son científicos de la Universidad Toribio Rodríguez de Mendoza de Chachapoyas y el pasado 19 de julio se convirtieron en los “padres” de Alma C1, una ternera que llegó al mundo gracias a la “oreja” de su versión original: Alma.

¿ALMA Y ALMA C1?

Los biólogos contaron a Reporte Semanal que en noviembre pasado, la ternera Alma, una vaca fina de la raza Jersey murió de una extraña enfermedad. Tenía 5 meses. Entonces, tomaron su oreja para guardar su información genética.

Varios meses después desarrollaron el embrión y lo colocaron en el vientre de Mayra, una vaca criolla que no es su madre. Así, mientras los peruanos celebraban el Día del Padre, los expertos ayudaban miraban el alumbramiento de Alma C1.

Aunque ahora, a los 4 meses luce adorable, dentro deun año y medio pesará más de 300 kilos y producirá varios litros de leche. ¿Cuánto tiempo vivirá? Su promedio de vida es de 8 años, número que no asusta a sus “padres”, quienes creen que es tiempo suficiente para estudiarla.

CLONACIÓN PARA LA CONSERVACIÓN

El proyecto de Jenin Cortez y Luis Murga de más de 25 millones de soles es financiado por la Universidad Toribio Rodríguez de Mendoza de Chachapoyas y planea en el futuro usar la clonación para evitar la extinción de especies peruanas en peligro como el gato andino, pocas veces visto, y el oso de anteojos.

EL DATO

Los científicos peruanos están buscando apoyo de la empresa privada para realizar otros estudios en el campo de la genética.

También contaron que esperan el apoyo del Estado para desarrollar más espacios y laboratorios en la universidad de Chachapoyas.

Publicado en Peru.com