El presidente del Consejo de Sociedades Científicas y académico de la Universidad de Chile, Jorge Babul, aseguró que hay una serie de exigencias del sector que no están siendo tomadas en cuenta.

Que el Ejecutivo haya  faltado a su compromiso de aumento de recursos para la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica, es el principal motivo por el que parlamentarios de distintos sectores adelantaron su rechazo al presupuesto destinado a este sector.

La propuesta del Gobierno aumenta en 0,41 por ciento respecto del año pasado los fondos para Conicyt, lo que significa solo un poco más de los 314 mil millones de pesos con los que contaba este año. Asimismo, se advierte un reajustes de 31 por ciento en los gastos en personal y 18 por ciento al programa de inserción de investigación.

En cuanto a las becas nacionales o extranjeras e investigación básica y aplicada, hay una baja entre 0,42 por ciento y 3,54 por ciento.

El diputado PPD Ramón Farías, integrante de la Comisión de Ciencia y Tecnología, criticó el que se recorten los fondos para esta área cuando se espera la creación de una nueva institucionalidad a cargo.

“Frente a una Presidenta que dijo que el 21 de mayo pasado que íbamos a propender a la creación de un Ministerio de Ciencia y Tecnología, entonces no se entiende que se estén bajando los fondos destinados a la ciencia. Es complejo por el valor agregado que le dan los científicos al quehacer y desarrollo del país, que nosotros no dependamos solo de la minería, del cobre, para poder subsistir”, dijo.

Farías añadió que hace falta mayor visibilidad del trabajo que realiza Conicyt para interesar a la ciudadanía y que las autoridades le den prioridad. En efecto, adelantó su rechazo a la partida.

Por su parte, el diputado RN Gonzalo Fuenzalida, integrante también de la Comisión de Ciencia y Tecnología, afirmó que hay negociaciones pendientes al interior de su partido para definir la aprobación o rechazo de este presupuesto.

No obstante, identificó las deficiencias de la institución liderada por el Dr. Mario Hamuy desde marzo de este año luego de las renuncias de Bernabé Santelices y Francisco Brieva.

“Todos los problemas que ha tenido de nombrar nuevos directores y las renuncias, es justamente porque no goza de presupuesto necesario para poder despegar. Pero tampoco es una prioridad porque es un tema técnico que solamente entienden algunos…No tener investigación científica y tecnológica es claramente un retroceso para el desarrollo de un país, estamos de acuerdo en que no ha habido holgura presupuestaria, pero son temas a largo plazo en los que hay que hacer el máximo esfuerzo”, enfatizó.

En tanto, el presidente del Consejo de Sociedades Científicas de Chile, Jorge Babul, identificó otra serie de exigencias del sector que no estarían siendo tomadas en cuenta. “Hay muchos académicos que necesitan proyectos y poco financiados, necesitamos más dinero para equipamiento porque éste es escaso y obsoleto y necesitamos dinero para más cargos en las universidades. Tres de las mejores universidades realizan  el 70 por ciento de la actividades científica del país, lo que quiere decir que en el resto de las universidades estatales en las distintas regiones esta materia está dejada de lado”, apuntó.

El doctor y académico de la Universidad de Chile añadió que hay que incentivar a  los privados para que también  se involucren en el desarrollo de la ciencia, puesto que actualmente la participación del Estado es mayoritaria con aproximadamente un 65 por ciento y un 35 por ciento de las empresas.

Durante estos días, en la Sala de la Cámara de Diputados se continuará  debatiendo el Presupuesto 2017 en el que se espera sea revisado lo que se destina al organismo encargado del fortalecimiento de la base científica y tecnológica del país.

Cabe recordar que hace poco menos de un año los parlamentarios rechazaron la glosa dependiente del Ministerio de Educación al considerarla insuficiente.

Publicado por Tania González en Diario U Chile