En un recinto de 6 x 8 metros, científicos costarricenses escudriñan el cuarto estado de la materia. La idea es aprovechar el plasma como fuente de energía limpia e inagotable para, en un futuro, abastecer ciudades y hasta países enteros.

El pasado 29 de junio, el Laboratorio de Plasmas para Energía de Fusión y Aplicaciones, ubicado en el Instituto Tecnológico de Costa Rica ( ITCR), se dio a conocer mundialmente al realizar su primer disparo de plasma.

¿Qué representó ese hito para el país? ¿Qué sigue ahora? Este especial Acceso Total pretende abrirle la puerta a distintos centros de investigación que usualmente no están disponibles al público.

Acceda al especial completo aquí.

plasma_desktop_a

Publicado en La Nación