La Universidad ISA y la empresa alemana MP-Tec presentaron, el pasado día 30 de junio, un proyecto ecológico denominado “Reducción de emisiones de CO2 a través de sistemas de irrigación agrícolas”, el cual tiene como objetivo principal el establecimiento en el campus universitario de un sistema de riego que funciona con energía solar. Este proyecto cuenta con el apoyo de la Agencia Alemana de Cooperación Técnica (GIZ), la Embajada de Alemania y la Cámara de Comercio Domínico Alemana. La bienvenida al acto de lanzamiento estuvo a cargo del vicerrector académico de la Universidad ISA, ingeniero Ángel Castillo, quien resaltó la importancia de hacer énfasis en el uso racional del agua y las energías renovables para la conservación del medioambiente y destacó que este sistema de riego busca convertirse en un referente para el sector agrícola en el país.

Julián Cuervo, encargado del Laboratorio de Energías Renovables de la Universidad ISA y quién tendrá a cargo la ejecución del proyecto, destacó que el mismo servirá para que el país pueda dar cumplimiento a su compromiso con la firma del acuerdo de París de reducir en un 25% las emisiones de CO2. MP-Tec es una empresa alemana de carácter internacional dedicada al uso y aplicación de las energías renovables desde hace catorce años. Su presidente, Michael Preissel, dijo durante su intervención, que su empresa se encuentra actualmente concentrada en la energía fotovoltáica y que el sistema de irrigación que plantean ha sido exitoso en otros países de Europa y Suramérica y sirve tanto para el sector industrial como para el residencial.

El establecimiento del sistema de riego con energía solar es sólo el primer paso de una serie de puntos avocados a la implementación en el país del uso de energías renovables para la sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente. La actividad, que tuvo lugar en el Salón A del Edificio Kellogg en el Campus Universitario, contó con la presencia de diversas personalidades de instituciones alemanas como son la señora Anja Schwerin, representante de la GIZ en la República Dominicana y la señora Ulrike Pelissier, representante de la Embajada Alemana. El costo total de este proyecto es de 735,075€, de los cuales, MP-Tec aportó 485,075€; la GIZ 200,000€ y la Universidad ISA, 50,000€.

Diario Libre