Vecinos de Palmas del Mar unen voces contra los pesticidas

Cuentan su experiencia con insecticida químico y cómo la alternativa natural les funcionó.

Hace más de 45 años llegaron al complejo turístico residencial Palmas de Mar, ubicado en Humacao y compuesto por siete distritos cada uno con diversas comunidades dentro de sí.

“Yo compré en planos”, recuerda Koki Arostegui, junto a otra de las pobladoras iniciales, la psicóloga clínica Frances Olivieri, quienes accedieron a hablar sobre la historia de su comunidad con los pesticidas.

Decidieron salir del anonimato junto a varios vecinos con la esperanza de que la historia de Palmas de Mar con la fumigación tóxica a base de piretroides (hechos con derivados de petróleo) y luego con la asperjación orgánica, sea tomada en cuenta por el gobernador Alejandro García Padilla, quien debe decidir si se fumigará por aire con el pesticida Naled para matar los mosquitos Aedes aegypti, que transmiten el virus del zika, así como dengue y chikungunya.

El zika es motivo de preocupación para las autoridades de salud en Puerto Rico, Estados Unidos y otros países porque se ha encontrado que puede causar microcefalia. Pero en Brasil, donde primero se observó una aparente relación entre el zika y la microcefalia, así como en otros países de América del Sur donde se acostumbra fumigar con pesticidas, organizaciones de médicos y salubristas han planteado que la verdadera causa del aumento de microcefalia puede ser la exposición a pesticidas.

Fumigación peligrosa

El ecólogo y biólogo marino Frank Torres, uno de los que impulsó la fumigación orgánica en Palmas, explica por qué el peligro de la fumigación aérea es tan alarmante.

“Palmas fue un pequeño ejemplo de lo que provoca una fumigación al ambiente (y fue con camiones que rociaban piretroides). Cuando fumigas aéreo no estás dirigiendo la fumigación a un punto específico, eso va a donde caiga. La descripción de ese producto (Naled) establece que es más tóxico a animales acuáticos que a los mosquitos. Ahora tenemos un potencial problema con Naled, un pesticida órganofosforado que no discrimina entre mosquitos, mariposas (polinizadoras), caballitos de San Pedro (libélulas comedoras de mosquitos). Es muy serio esto”, asegura.

“Palmas estuvo fumigando (con piretroides) todos los meses por más de 20 años. En Palmas había lagos con peces, renacuajos y larvas de insectos. Yo los monitoreaba y desaparecieron los renacuajos, que se alimentan de larvas de mosquitos entre otras cosas. Después (desaparecieron) los caballitos de San Pedro o libélulas, que se comen los mosquitos en el aire. Desaparecieron los ‘guppies’, pecesitos pequeños de superficie que se trajeron para controlar la malaria (hace décadas) y encontramos más mosquitos de lo que normalmente debe haber porque desaparecieron los controles naturales”, relata el veterano ecólogo sobre aquella época.

Del lado de la salud humana, la pediatra María Carrascal, subespecialista en infectología, alergias e inmunología, vivía angustiada por el daño que sabía que los pesticidas pueden causar a la salud maternofetal, infantil y de mayor edad.

“Como madre y como pediatra infectóloga, me ha preocupado grandemente el control de vectores (insectos, roedores, etc.) para preservar la salud de nuestra comunidad. Llevo años estudiando el tema, con énfasis en el control natural”, plantea la doctora de pacientes de autismo, incluido su hijo de 21 años.

El autismo es un trastorno del desarrollo que afecta a entre 19,695 y 21,822 personas en Puerto Rico, según un estudio comisionado por el Departamento de Salud a la Escuela Graduada de Salud Pública de la Universidad de Puerto Rico en 2010. Este y dos estimados más plantean que entre 1 de cada 62 y uno de cada 125 niños de 4 a 18 años tiene autismo en el País. Teniendo en cuenta que en el 2014 nacieron 34,330 bebés en Puerto Rico, el estimado indica que unos 500 de esos niños están a riesgo de presentar algún tipo de trastorno dentro del espectro del autismo.

Son precisamente los niños por nacer la mayor preocupación de las autoridades con relación zika porque se ha encontrado que embarazadas contagiadas con el virus a través de la picadura de un mosquito o a través de semen de un hombre infectado pueden tener bebés con microcefalia.

Sin embargo, en lo que va de este año Salud no ha reportado nacimientos con microcefalia a causa de zika, aunque investiga la muerte de un feto y dos abortos espontáneos en las primeras semanas de gestación.

“Hay múltiples estudios que vinculan los agentes químicos utilizados para el control de plagas con daños en el ecosistema y a la salud de los seres humanos. La población más vulnerable es la pediátrica, materno fetal y la tercera edad. Las afecciones mayores pueden ser de contacto (reacciones de piel), respiratorias (reacción a la fumigación aérea o brumadores), sistémicas, siendo esta la más severa. La reacción sistémica tiende a ser acumulativa y está asociada a problemas del neurodesarrollo y a condiciones neurológicas degenerativas”, advierte Carrascal.

Estas condiciones incluyen, además de autismo, Alzheimer, Parkinson y la tan temida microcefalia, que si bien puede ser provocada por zika, se relaciona más con adicciones, diabetes y  condiciones genéticas en la madre o los progenitores.

Con el apoyo de residentes como Olivieri y Arostegui, los científicos llevaron sus preocupaciones a los líderes del resto de las comunidades del complejo residencial. Al principio la resistencia fue brutal, por eso decidieron detener la fumigación en su comunidad: The Estates.

En poco tiempo notaron que la naturaleza se recuperaba y regresaban especies que habían desaparecido. Para lidiar con los mosquitos, contrataron a una empresa que fumiga con un producto hecho en Puerto Rico a base de aceites naturales y esencia de menta, romero y geranio.

Documentaron su experiencia y finalmente lograron que el resto de los distritos de Palmas adoptaran la práctica.

Hoy por hoyaseguran que el problema de mosquitos es historia ya que, entre otras cosas, se restituyeron los controles naturales.

Ahora que el Aedes aegypti vuelve a causar preocupación por ser el vector de otro virus, el zika, Torres, Carrascal, Oliveri y Arostegui ven su lucha repetirse en todo Puerto Rico.

Insisten en fumigar con Naled

La Agencia de Protección Ambiental (EPA) y el Departamento de Salud de Estados Unidos insisten en fumigar con Naled y están prestas a costear el proceso. Se recurre a este químico porque de tanto usar los piretroides los mosquitos se hicieron resistentes.

Pero los entrevistados plantean que además de mosquitos, el Naled mata otros insectos como abejas, libélulas, cucubanos, renacuajos e invertebrados pequeños. Su seguridad ha sido cuestionada incluso por autoridades gubernamentales en Estados Unidos.

Al ser consultado para este reportaje, el entomólogo Hipólito O’Farrill Nieves, investigador jubilado de la Universidad de Puerto Rico en Mayagüez y recurso del Servicio de Extensión Agrícola, reconoció a que no le gustaría ser rociado con Naled por más baja que sea la concentración porque “los organofosforados pertenecen al grupo de los ‘nerve poison’, son ‘descendientes’ de los científicos que tenía (Adolf) Hitler que inventaron los ‘nerve posion’ para matar a los judíos, es un organofosforado y los ‘nerve poison’ que usaba Hitler para matar a los judíos eran organofosforados”.

Minimizan los riegos

La jefa de la EPA, Gina McCarthy, y el director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés), Tom Frieden, minimizaron los riesgos que enfrentan las especies nativas amenazadas y vulnerables, pero no pudieron citar estudios que así lo indicaran.

Pero residentes en Palmas tienen evidencia circunstancial que no ha sido ponderada por las autoridades. Con la autoridad que sienten que eso les da, este es el reclamo de Torres y demás vecinos entrevistados, “Queremos hacer llamados a los entes gubernamentales, al Departamento de Salud, a Agricultura a tomar decisiones sabias que cumplan con el propósito primordial que es salud integral y responsable hacia un Puerto Rico mejor y mejor”.

Este medio solicitó entrevistar al gobernador García Padilla para conocer qué expertos ha consultado hasta el momento fuera del ente gubernamental para hacer el análisis que lo llevará a tomar una decisión sobre el uso de Naled, pero al cierre de esta edición no se había producido respuesta de Fortaleza.

El Nuevo Día

Para la próxima semana decisión de fumigación aérea con Naled

La determinación final de la asperción aérea con Naled como método preventivo de la propagación del virus zika podría tomarse la próxima semana por el Gobierno.

En una comunicación oficial de La Fortaleza, la secretaria de la gobernación, Grace Santana, comunicó que aún el Gobierno no ha puesto fecha a la fumigación con el controversial químico.

“Tratándose de una emergencia de salud pública, se estudian responsablemente las preocupaciones de todos los sectores del país, en ánimo de sopesar los intereses en conflicto.  Al día de hoy, aún no se ha tomado una determinación final sobre si se dará paso a la aspersión con el mencionado insecticida, lo que podría estar ocurriendo a finales de la semana próxima.  El pueblo de Puerto Rico puede estar seguro de que la decisión final que se tome será una en beneficio de la salud pública del país y que la misma será informada oportunamente”, estableció la funcionaria en declaraciones escritas.

La recomendación de la fumigación aérea con el insecticida la realizó el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos como la medida “más eficaz” para el control del mosquito Aedes Aegypti, vector del virus zika.

“Ante la amenaza que representa el virus del zika para el país y en atención al aumento acelerado de nuevos casos, el gobierno está evaluando rigurosamente los planteamientos científicos sobre los riesgos del uso del insecticida Naled”, indicó Santana.

“El pueblo de Puerto Rico puede estar seguro de que la decisión final que se tome será una en beneficio de la salud pública del país y que la misma será informada oportunamente.  Entretanto, hacemos un llamado a la ciudadanía a que continúen tomando las medidas necesarias para eliminar criaderos de mosquitos para detener la propagación del virus del zika en la Isla”, agregó.

Según las más recientes estadísticas del Departamento de Salud, los casos de zika van por los 3,101, de los cuales, mientras 476 embarazadas han contraído el virus asociado con la microcefalia en infantes.

La mansión ejecutiva en su comunicación recomendó las medidas de prevención para evitar el aumento en los contagios, se recomienda el uso de ropa con mangas largas y pantalones largos, de colores claros. Asimismo, es indispensable el uso de condones cada vez que se tenga cualquier tipo de contacto sexual. Se recomienda el uso de repelentes con ingredientes registrados por la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés): DEET, picaridina, IR3535 y aceite de eucalipto de limón o para-mentano-diol (nunca en menores de tres años). Algunos ejemplos de repelentes de mosquitos con estos ingredientes son: Off!, Cutter, Skin So Soft, Bug Guard Plus y Repel.

Del mismo modo, en el hogar se recomienda tomar medidas de prevención como tapar los envases o recipientes que acumulen agua, inspeccionar los alrededores para identificar posibles criaderos de mosquitos, derramar ​el agua en la tierra y lavar los envases con un cepillo para eliminar los huevos de mosquito. De igual forma, lavar los bebederos de mascotas diariamente e inspeccionar los pozos sépticos.

Metro