En mayo de este año Cienciactiva, una iniciativa del Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica (CONCYTEC), reconoció a dos jóvenes peruanos beneficiarios del Global Solutions Program (GSP) de la Universidad Singularity.

Nohelia Merino es una de las estudiantes que se encontrará con las mentes más brillantes del mundo y recibirá charlas de científicos de la NASA en Silicon Valley, EE.UU. La ingeniera de sistemas realizó un proyecto llamado “Drone-CanSat”, que trata de uno de los primeros kits educativos de tecnología satelital en el Perú, con el cual Merino busca acercar la ciencia a los jóvenes peruanos.

Muy pocas veces la ingeniería se asocia con una carrera seleccionada por una mujer, ¿cómo decidiste estudiar esta especialidad?

Siempre me ha gustado la parte relacionada con los números, la ciencia. Me apasionaba crear cosas que puedan servir a otras personas. Al final decidí estudiar ingeniería de sistemas porque me llamaba la atención lo relacionado a la computación.

¿Recuerdas cuándo fue tu primer acercamiento con la ciencia?

Claro, fue en tercer grado de secundaria, cuando hice un proyecto con paneles solares para transformar la energía eléctrica en mecánica, en una feria escolar. Lo que me llamó más la atención fue cómo sucedían las cosas y por qué. Ahí pude aprender un poco de los principios químicos y físicos que se usan.

¿Qué te motivó a participar en la Competencia de Impacto Global?

Tenía un amigo que fue becario en la edición pasada. Me interesaba bastante cómo podría tener la oportunidad de viajar a la Universidad Singularity para empoderar mi idea, mejorarla y comenzar otra desde cero con personas interesantes que conoces allá.

¿En qué consiste tu proyecto “Drone-CanSat”?

El proyecto que presenté al Global Impact Competition busca ser una tecnología utilizada por estudiantes para aprender el funcionamiento de los satélites. Uno de los objetivos del plan del bicentenario del Perú es impulsar la industria aeroespacial en el país. Entonces, este trabajo básico podría aplicarse en los jóvenes con un entrenamiento adecuado. Nosotros lo que buscamos es que el Perú siga esa línea de avanzar conforme las tecnologías que ejecutan los países desarrollados, y así poder mejorar la educación de la ciencia.

¿Qué otras características definen a tu creación?

Este CanSat tiene diferentes ramas: mecánica, electrónica o de control. Hemos visitado colegios para poder explicar en qué consiste y cómo funciona. Incluso, hemos hecho experimentos prácticos, donde la idea es que cuando el CanSat llegue a la Tierra, no pierda los datos guardados. Así, sabemos que se puede explicar esta modalidad de manera didáctica a los niños. Ellos pueden pasar de no sentir atracción por la rama a interesarse y, por qué no, en un futuro, estudiar ingeniería.

¿Por qué consideras importante apostar por la ingeniería aeroespacial?

Porque es una de las especialidades más complejas y completas que existen. Un objeto en el espacio afronta mayor cantidad de desafíos. Esto permite que al final del día estés desarrollando un proyecto multidisciplinario y que puedas decidir si alguna de esas ingenierías que haces, a la vez, te llame la atención.

¿Cuán importante consideras que es el acercamiento de los niños con la ciencia?

En el Perú, la educación en ciencia es menor a la que se desarrolla en el resto de países de Latinoamérica, y alrededor del mundo estamos entre los últimos puestos. Esto se debe a que en las clases, por ejemplo en física, al niño se le enseña mucha teoría. Esto hace que los alumnos solo se centren en aprender fórmulas y memorizar conceptos, pero no aplicarlos en la vida real.

¿Qué les dirías a los jóvenes para que se animen a participar en este tipo de proyectos?

Más allá de las notas, busquen desarrollar proyectos que en verdad deseen. Si no encuentran algo que les guste, prueben en diferentes ámbitos hasta hallar el que despierte su interés. Al final lo que el proyecto muestra es qué has aprendido y para qué sirve. Esto funciona como un feedback para descubrir si estás yendo por buen camino. Si aprendes lo que te apasiona, podrás lograr varias cosas. Los jóvenes deben atreverse a hacer lo que les gusta.

DATO

Nohelia Merino. Ingeniera de Sistemas. Egresada de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI). Perteneció a la comunidad HackSpace. Es una de las jóvenes innovadoras reconocidas por Cienciactiva de Concytec.

2017 año en el que se espera la ejecución del “Drone-CanSat”.

54 postulacio-nes recibió la convocatoria entre febrero y marzo de 2016.

10 semanas comprende el programa en el que participa Merino.

Texto: Karina Valencia » Foto: José Luis Cárdenas

Diario Correo