Un joven notó que la cantidad de agua servida en su barrio podía ser útil. Augusto Aranda, de 15 años, desarrolló un proyecto para utilizar el líquido residual para generar energía.

Inspirado en turbinas hidráulicas, realizó un prototipo donde con 6 litros de agua sucia, se generó 2.5 voltios de energía, suficiente para prender un foquito led.

El líquido pasa a través de un sistema de filtrado, y el agua limpia corre en un conducto, donde la presión generada es atrapada por un dínamo que es traspasada a un transformador que se encarga de transmitir la energía eléctrica, de acuerdo a lo informado por la periodista de latele, Paloma Giménez.

El joven sueña con que su proyecto sea llevado a la práctica para suplir la carencia de energía que se tiene en la época de verano, utilizando las la acumulación de agua servida de los barrios donde solo un 75 por ciento de gran Asunción carece de sistema de alcantarillado.

El proyecto ganó premios de ferias de ciencias en Colombia, Chile y Perú, como también recibe apoyo de la Conacyt con tutorías con investigadores del campo.

Actualmente, el joven cuenta con un espacio en el stand del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) dentro de la Expo 2016.

Paraguay