Un grupo de científicos, colombianos y uruguayos, registró el hallazgo de una nueva tarántula en la región de la Sierra Nevada de Santa Marta y la ‘bautizaron’ en honor al escritor Gabriel García Márquez. El nombre: ‘Marquezi’, y hace parte de un género hallado en la misma región, nunca antes documentado, y al que denominaron ‘Kankuamo’, en honor al pueblo indígena que habita en la zona Caribe de Colombia cerca del lugar donde fue hallada la araña.

Los investigadores agregan que las setas pueden causarle la muerte a mamíferos pequeños y que esta sería la primera tarántula que usa los ‘pelos’ como mecanismo de ataque directo en vez de emplearlos como método de defensa.La investigación, publicada en el portal abierto ZooKeys, explica queuna de las características que hace única a esta tarántula es la presencia de un parche ovalado con un tipo de setas urticantes (una especie de pelos) que son lanzadas por el arácnido luego de frotar sus patas traseras contra el estómago. Los ‘pelos’ son expulsados en forma de bola cuando hay contacto directo.

Los científicos agregan que en algunos experimentos de laboratorio observaron que las setas perforaban con facilidad la piel humana y que al tratar de removerlas se rompían, lo que al parecer indica que este es un mecanismo para que la seta permanezca dentro de los tejidos.

Las hembras difieren de otras tarántulas ya que su espermateca -órgano del aparato reproductor que se encarga de recibir el esperma del macho y donde ocurre la fertilización- solo tiene un receptáculo. Y tiene, además, dos lóbulos granulados con algunas estrías. Según los investigadores estas características la hacen única.

La investigación indica que este hallazgo es un importante aporte al conocimiento de los arácnidos en el país, pero puntualizan que el camino es amplio en miras a descubrir todo lo que alberga Colombia en este campo.

Además, agregan que el hallazgo de ‘Marquezi’ abre una discusión sobre el parentesco de las subfamilias de tarántulas del tipo Theraphosidae y sobre cuáles fueron las presiones evolutivas que dieron lugar a mecanismos como los ‘pelos urticantes’.

El Tiempo