Hace unos días, el doctor Rolando Gittens recibió la noticia de que su propuesta de investigación había sido seleccionada para recibir el subsidio Fogarty, por parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés) de EE.UU., una importante y competitiva convocatoria cuyo propósito es apoyar la investigación en salud global.

DOS CABEZAS

Gittens, doctor en bioingeniería del Instituto de Investigaciones Científicas y Servicios de Alta Tecnología (INDICASAT AIP), presentó su propuesta como investigador principal en conjunto con el doctor Miguel Pérez-Pinzón, también panameño y director del Centro de Investigación de Enfermedades Cerebrales Vasculares de la Universidad de Miami.

‘El NIH es la institución que más financiamiento ofrece a la investigación biomédica en el mundo y es la más competitiva también’, destaca Gittens, cuyo logro significa un orgullo para el INDICASAT AIP, pues es la primera convocatoria que ganan del NIH con un investigador principal—, pero a la vez representa un triunfo para el campo científico panameño.

‘Por lo general, no esperas recibir tu primera propuesta al NIH’, detalla el científico, quien ya había aplicado a convocatorias de la Senacyt con propuestas similares y había sido rechazado.

Sin embargo, su proyecto recibió apoyo de la Embajada Británica el año pasado, lo que le permitió obtener los datos para aplicar al NIH.

De hecho, los evaluadores del NIH consideraron que su estudio era superior al 97% de las propuestas recibidas a nivel mundial.

DAÑO REVERSIBLE

El proyecto durará dos años y recibirán 250 mil dólares estrictamente asignados para la investigación, más una cantidad adicional para cubrir costos indirectos.

‘La isquemia cerebral se refiere a la falta de oxígeno en una región específica [local] por un coágulo que bloquea un vaso sanguíneo en el cerebro, o de manera generalizada [global] por un paro cardíaco. Lo que estamos proponiendo es una terapia para tratar de aminorar o revertir los daños degenerativos que sufre el cerebro después de un caso de isquemia’, explica el investigador.

La propuesta consiste en utilizar tejido cerebral porcino procesado para remover los componentes celulares que pudieran causar rechazo y preservar la matriz extracelular que rodea y soporta las células, en combinación con células madre para aminorar el daño isquémico cerebral.

El proceso se hará en tres pasos. Inicialmente, en Panamá se estudiará in vitro si los biomateriales desarrollados a partir de la matriz extracelular promueven la diferenciación de células madre hacia neuronas.

El siguiente paso será evaluar los efectos de la terapia en un cerebro animal y medir si ayuda a aminorar o revertir el daño sufrido en un modelo de isquemia cerebral.

Gittens considera que esta línea de investigación es sumamente importante, pues según los últimos indicadores de salud en Panamá, las enfermedades cerebrovasculares son la cuarta causa de muerte e irán en aumento con el envejecimiento proyectado de la población.

‘Es muy prevalente y afecta muchísimo la esencia de la persona. Hay unas cuantas terapias para limitar el alcance de un derrame, pero no para ayudar a revertir los daños ya sufridos’, expone.

Al culminar el proyecto, si logran obtener resultados prometedores, los investigadores podrían ser considerados para subsidios más cuantiosos y por periodos más extensos. Más adelante, esperan realizar estudios en animales, lo cual es mucho más costoso.

CAPACIDADES MÚLTIPLES

Pero más allá de la investigación, el objetivo de la colaboración también incluye el intercambio de tecnologías y la construcción de capacidades de investigación sobre enfermedades cerebrovasculares en INDICASAT AIP.

‘Con esto tendremos modelos in vitro de células madre para regeneración cerebral’, adelanta el bioingeniero. ‘Y ya tendríamos las herramientas para evaluar otro tipo de enfermedades neurológicas que aquejan a la población’.

Con el proyecto además se contratará a un investigador postdoctoral, así como estudiantes de doctorado y licenciatura. ‘Esto representa recurso humano panameño que se entrenará y será capaz de hacer investigación en estas y otras áreas’.

Leila Nilipour – La Estrella de Panamá