Tres equipos de estudiantes de la carrera de Ingeniería de Alimentos de la Universidad de Costa Rica (UCR) han utilizado todo su ingenio y conocimiento para desarrollar productos que contribuyan a solventar los problemas de hambre y desnutrición en países en vías de desarrollo.

Los tres grupos están seleccionados como finalistas en dos prestigiosas competencias internacionales de desarrollo de productos alimenticios, las cuales se caracterizan por motivar jóvenes de todo el mundo a crear propuestas que contribuyan a combatir el hambre.

Las propuestas  son: “Hamilk” una bebida de larga duración elaborada a base de leche y frutas locales para mujeres embarazadas del norte de África; “Naji” una premezcla para elaborar tortillas que solventaría deficiencias nutricionales en mujeres embarazadas de Guanacaste y “Choco-crocos” un cereal de desayuno para combatir el hambre en niños de Costa Rica y Centroamérica.

La propuesta “Hamilk” fue seleccionada como una de las finalistas para participar en la competencia “Developing Solutions for Developing Countries (DSDC)” organizada por la asociación de estudiantes del Instituto de Tecnólogos de Alimentos de Estados Unidos (IFTSA). Los estudiantes finalistas deberán ir a Chicago, Estados Unidos, del 16 al 19 de julio a realizar la defensa oral de su proyecto.

Por su parte, los dos equipos que desarrollaron “Naji” y “Choco-crocos” fueron seleccionados en la competencia “Food Sciencie Students Fighting Hunger” organizada por  la “International Union of Food Science and Tecnology” (IUFoST).

Ambas propuestas se caracterizan por tratar de solventar un problema de inseguridad alimentaria identificado en Costa Rica utilizando tecnologías y materias primas disponibles en nuestra región como el plátano y los frijoles. Los estudiantes deberán disputar la final de la competencia en la Ciudad de Dublin, Irlanda, del 21 al 25 de agosto del 2016.

Los jóvenes costarricenses desarrollaron estos tres productos en la planta piloto del Centro Nacional de Ciencia y Tecnología de Alimentos (CITA) de la Universidad de Costa Rica, donde cuentan con todos los equipos y facilidades para elaborar alimentos bajo estándares de calidad e inocuidad.

El País