Tres estudiantes de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) lograron días atrás el desempeño más alto entre los equipos de América Latina, resultando Campeones Regionales en la Competencia Mundial de Programación, (ICPC por sus siglas en inglés) que se desarrolló entre el 15 y el 20 de mayo en Phuket, Tailandia. El equipo, denominado por sus integrantes “Caloventor en Dos”, estuvo conformado por tres estudiantes de Ciencias de la Computación pertenecientes a la Facultad de Ciencias Exactas, Ingeniería y Agrimensura: Mariano Crosetti (23 años), Martín Villagra (21 años), Pablo Zimmermann (26 años), y el coach, Leopoldo Taravilse. Los chicos se destacaron por resolver siete de los 13 problemas propuestos en 17 horas y 12 minutos.
“Ganamos por el trabajo en equipo”, afirmó Pablo Zimmermann, uno de los estudiantes premiados.

“Ganamos por el trabajo en equipo”, afirmó Pablo Zimmermann desde Bangkok, Tailandia. “Estuvimos todo el tiempo muy bien organizados y nos ayudamos bastante. Eso nos sirvió para sortear los errores más rápido”, comentó el estudiante que se preparó junto a sus compañeros al detalle, a fin de sobrellevar la presión que impone este tipo de competencia. Zimmermann destacó el apoyo recibido de sus entrenadoresy comparó su experiencia con la de otros competidores: “En Europa y China los chicos trabajan desde la secundaria para esto, y nos enfrentamos a equipos con miembros que entrenan hace mucho más tiempo que nosotros. Fue difícil, los argentinos estamos acostumbrados a pensar las cosas de otra manera, y lo que nos llevó adelante fue el entendimiento mutuo”.

El certamen, organizado por la Association for Computing Machinery (ACM) y patrocinado por la empresa IBM, reunió en la final a 128 equipos de todo el mundo. El desafío de los competidores durante este encuentro fue escribir programas que propusieran soluciones a 13 problemas que debieron resolverse con una computadora por equipo. Argentina en esta ocasión participó junto a Brasil, Perú, Cuba, Chile, Colombia, Venezuela y México y se consagró campeón a nivel regional, quedando en el número 32 en la tabla general de posiciones.

En los últimos 18 años, los equipos argentinos se han clasificado en la regional sudamericana entre los primeros puestos. Las competencias regionales clasificatorias desarrolladas en 2015 en todo el mundo reunieron a 40.266 estudiantes de 2.736 universidades de 102 países. Cabe destacar que otro equipo argentino integrado por jóvenes de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires (FCEyN-UBA) también participó del certamen y logró acceder a la final.

La ACM-ICPC es la más prestigiosa competencia a nivel internacional de programación y tiene como objetivo promover la creatividad, la innovación y el trabajo en equipo para el desarrollo de nuevos programas de computación y permite a los alumnos testear su habilidad para actuar bajo presión.

El Ministerio de Ciencia promueve que las Ciencias de la Computación estén presentes en la formación de la cultura general del país. Desarrollar lo que se conoce como “pensamiento computacional” contribuye a incrementar la capacidad de resolución de problemas, el pensamiento lógico, la capacidad de abstracción, al tiempo que estas tecnologías brindan plataformas para desplegar la creatividad de los usuarios. Desde 2007 los equipos nacionales finalistas reciben el apoyo del Ministerio.

MINCYT