La titular del ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales de El Salvador (MARN), Lina Polh, calificó hoy de gran desastre ambiental el derrame de melaza ocasionado por el ingenio La Magdalena en el río de igual nombre.

La ministra enfatizó que, de acuerdo con estudios científicos preliminares, fueron vertidos más de 900 mil galones, lo que equivale a cerca de cuatro millones de litros de ese subproducto de la elaboración de azúcar de caña.

Recalcó que hay una investigación abierta por parte de la Fiscalía General de la República y el Tribunal Ambiental para determinar por qué ocurrió este derrame y deducir responsabilidades.

La ministra fue enfática al decir que este hecho no puede quedar en la impunidad y los responsables deben resarcir los daños ocasionados a la población afectada, al ecosistema y al propio ministerio por todos los trabajos de investigación y de contención que ha tenido que llevar a cabo.

Polh explicó que el derrame no es tóxico, pero sí implica un gran impacto en el río porque, dada la cantidad de esa materia orgánica, se reduce el oxígeno en agua y mueren especies animales y plantas.

Detalló que luego de decretar la emergencia ambiental, se inició la limpieza del río y el retiro de la tierra contaminada, además de reforzar los diques en el ingenio azucarero para evitar más derrames cuando inicie el período de lluvias.

Asimismo, las brigadas del MARN hicieron bordas para evitar que la corriente lleve la melaza a los manglares en la desembocadura y el daño sea aún peor.

La titular del MARN enfatizó que los responsables deben asumir el costo de los daños, compromisos con la restauración y cambiar la tecnología de almacenamiento de la melaza porque hay comunidades afectadas y un ecosistema dañado.

El reporte técnico elaborado por el MARN indica que el incidente tuvo lugar el jueves 5 de este mes, luego de que los encargados del ingenio detectaran que la melaza acumulada tenía una temperatura mayor a la habitual y procedieron a mezclar agua y cal para disminuirla.

Añade que, sin embargo, la mezcla generó una reacción química similar a la efervescencia que provocó el desbordamiento del líquido.

En horas de la mañana del siguiente día, la reacción química había disminuido y el líquido viscoso había dejado de salir de la pileta, sin embargo, la enorme cantidad de melaza se extendía sobre el terreno del ingenio y el río.

Tras este desastre, el MARN emitió un decreto de estado de emergencia ambiental en un tramo de 16 mil 400 metros cuadrados en el cantón La Magdalena, en Chalchuapa, departamento de Santa Ana, unos 70 kilómetros al oeste de esta capital.

El 19 Digital