¿Qué temas en la investigación sobre salud deberían abordarse por distinción biológica del sexo? ¿Podemos entender las diferencias de comportamiento entre sexos desde la genética? ¿Cuáles es el impacto económico de la sub-representación de mujeres en ciencia? Estos temas se abordaron en la 8 Cumbre de Género que incluye por primera vez a Latinoamérica.

Estas reuniones tienen como objetivo impulsar la equidad de género en el desarrollo científico, tecnológico y la innovación (investigación más desarrollo, I+D). En las Cumbres de Género asisten funcionarios de organismos internacionales, académicos dedicados al género pero también científicos de diversas disciplinas y organizaciones de la sociedad civil. La iniciativa comenzó con instituciones europeas en Bruselas en 2011 y ya se han realizado estos encuentros en Seúl, Cape Town, Washington D.C. y Berlín. El Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) de México tuvo ahora la oportunidad de ser el anfitrión del 27 al 29 de abril en la Ciudad de México y sin duda llevará la batuta de los acuerdos a que se llegaron para impulsar la igualdad y equidad desde la ciencia y tecnología en nuestro país.

La reunión contó funcionarios del Banco Interamericano de Desarrollo, el Fondo Monetario Internacional, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) y las contrapartes de México para financiamiento en investigación científica de Canadá, Estados Unidos, Uruguay, Paraguay, Panamá, Guatemala, El Salvador, Costa Rica, Colombia y Chile; es decir una reunión para el continente americano. Los acuerdos alcanzados influirán en políticas públicas de los países participantes, la colaboración entre sí y su relación con los organismos internacionales.

El primer tema fue el relacionado con agencias financieras de ciencia y sus programa específicos para mujeres; con mucho Canadá está a años luz. Serge Villemure, el Director de Becas para Mujeres en Ciencia y Tecnología del Consejo de Investigación en Ciencias Naturales e Ingeniería de Canadá (NSERC, por sus siglas en inglés) dio un panorama general de lo que existe en esta nación norteamericana y su plan para 2020 en el que de los cinco puntos, el tercero es construir una base de investigación diversa que incluya mujeres y grupo indígenas. Dentro de Latinoamérica podemos tener como modelo a Costa Rica, que tiene a nivel de secretaría a la ciencia, y su Vice-Ministra, Carolina Vásquez habló que no solo a nivel gubernamental se apoya las vocaciones, sino tienen socios estratégicos con organismos internacionales, iniciativa privada y organismos no gubernamentales como Sulá Batsú que a través de TIC-as (jugando con el gentilicio popular) promueve en niñas las tecnologías información y comunicación.

En esta línea se discutió el tema de la promoción de vocaciones en ciencias y exactas en las mujeres, la mesa fue coordinada por Ana María Cetto, que además de su trabajo de investigación en el área de Física en la UNAM, es una impulsora de la participación de la mujer en la ciencia. Acercamiento Feminista a la Tecnología (FAT, por sus siglas en inglés) es una organización no gubernamental de India y su directora y fundadora, Gayatri Buragohain, habló como FAT busca romper los estereotipos en el uso, creación y toma de decisiones alrededor de la tecnología en niñas. Otra participante fue Heisook Lee, quien fue la primera presidenta de Mujeres en Ciencia, Ingeniería y Tecnología (WiSET, por sus siglas en inglés), y ahora es investigadora en el Centro en Investigación e Innovación de Género en Corea del Sur.

Las ciencias de la salud también fueron abordadas, ahí participó Susana López, del Instituto de Biotecnología de la UNAM, quien ha sido galardonada por el premio L´Oréal-Unesco 2012 por su trabajo rotavirus. Alonso Fernández Guasti, del Politécnico, ha contribuido al tema de la diferenciación sexual en el cerebro y como existen diferencias entre sexos con fármacos como los antidepresivos y ansiolíticos. Otra perspectiva de salud por género fue tocada por Xavier Soberón, quien desde el Instituto Nacional de Medicina Genómica, del cual es director general, nos da las bases sobre la relación de las características poblacionales particulares de los habitantes de nuestro país y sus aplicaciones para mejorar las condiciones de salud.

La reunión tocó otros tópicos de ciencia tan actuales como el Cambio Climático. Aquí se contó con investigadores mexicanos reconocidos internacionalmente como Salvador Lluch Cotak, quien trabaja actualmente en la coordinación de los Centros de Investigación del Conacyt y es investigador del Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste (CIBNOR). Salvador fue premio de Investigación para Científicos Jóvenes 2007por su trabajo en las fluctuaciones de las pesquerías. Por su parte Lorena Aguilar de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN, por sus siglas en inglés) impulsó una oficina específica para género en esta organización ambientalista. Lorena pugna por el reconocimiento del lazo entre mujeres y biodiversidad, ya que las mujeres son las que recolectan y domestican plantas así como ser las que custodian las semillas.

La perspectiva de género dentro del Desarrollo Sustentable también fue tema discusión tanto por invitados internacionales como nacionales. Por ejemplo, Magdalena Lagunas, del CIBNOR, presentó un poster sobre las Areas Naturales Protegidas de nuestro país. En este trabajo se considera crear guías para incluir el análisis de género como la división del trabajo o el uso, acceso y control de los recursos naturales pero haciendo la distinción entre hombres y mujeres.

A una semana de la marcha contra la violencia hacia las mujeres, es reconfortante que la Ciudad de México albergara una reunión sobre género y ciencia con panelistas de talla internacional de los cuales muchos son investigadores nacionales que son orgullo de México. Seguramente la 8ava Cumbre de Género tendrá repercusiones en la política en México en ciencia por y para las mujeres.

* pato@cibnor.mx

Twitter@patoHdezC

Crónica