Un equipo internacional de biólogos, dirigido por el herpetólogo Arturo Muñoz, extrajo de las profundidades del lago navegable más alto del mundo, especímenes de la rana gigante del Titicaca (Telmatobius culeus), una especie endémica en peligro crítico en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

La expedición -informó el portal web del diario boliviano Opinión- tiene como objetivo criar y reproducir en cautiverio a los especímenes, para reintroducirlos en las zonas lacustres en las que se hayan extinguido. La medida se dispuso como respuesta al avance de la contaminación ambiental que deteriora el hábitat de larana acuática más grande del mundo, la cual puede llegar a pesar hasta un kilo.
“Estamos rescatando al anfibio después de lo sucedido el año pasado, cuando registramos su mortalidad masiva con otras especies de la fauna lacustre. Es por ello la urgente la necesidad de asumir acciones que permitan su sobrevivencia, rescatando ejemplares en zonas críticas”, explicó Muñoz.

La expedición es parte de un proyecto científico de la organización Iniciativa Anfibios de Bolivia y del Museo de Historia Natural Alcide D’Orbygni de Cochabamba, en el que participan biólogos bolivianos, belgas, estadounidenses e ingleses, quienes coordinaron el trabajo de rescate con el Ministerio de Medio Ambiente y Aguas, y la Dirección General de Biodiversidad.

Los datos

El consumo humano de las ranas del Titicaca una de las causas de la situación crítica de la especie.

En 1968 el oceanógrafo francés Jacques Ives Cousteau encontró un especimen de 50 centímetros de largo, siendo esta la razón de la denominación: gigante.

La República