Ramón Méndez, que durante años estuvo al frente de la Dirección Nacional de Energía, hoy se desempeña como director de la Dirección de Cambio Climático, que se ubica bajo la órbita del Ministerio de Medio Ambiente.

Tiene la finalidad de coordinar políticas transversales de cambio climático para reducir las emisiones de gases y de adaptación al cambio climático.

“Si bien es otra función, ambas se relacionan. Los seres humanos emitimos gases que provocan el efecto invernadero y el principal elemento que incide es el dióxido de carbono, que se emite cada vez que quemamos combustibles fósiles. Las tres cuartas partes de las emisiones de carbono provienen de la generación del consumo de energía en el mundo. Toda esta transformación que ha hecho Uruguay, es muy bien vista como freno para el cambio climático”, indicó.

Expresó que Uruguay está bien considerado a nivel internacional y esto se vio en lo que fue la Cumbre Climática de Paris en diciembre de 2015. “Las emisiones de gases en nuestro país están 20 veces por debajo del promedio mundial. La proyección para 2017 es tener un 80% menos de emisión de gases comparado con los registros del año 2008”, indicó el coordinador.

También hay propuestas de llevar la energía renovable para el sector del transporte. Ya comenzaron a funcionar los primeros taxímetros eléctricos en el país. Próximamente se aplicará una experiencia piloto en cinco ómnibus en el sector del transporte colectivo. La importación de autos eléctricos tiene cero tasa y un valor muy bajo del Imesi.

Cambio climático

Méndez fue consultado sobre la veracidad de la afectación del cambio climático, ya que hay meteorólogos que descreen de este presunto fenómeno.

“En Uruguay a veces se le da espacio a gente sin conocimientos. Como había gente chapucera que hacía esas afirmaciones, Naciones Unidas creó en 1988 un panel intergubernamental de Cambio Climático que reúne a los mejores científicos de los 195 países del mundo”, explicó.

Señaló que hay quienes confunden que antes hubo cambios climáticos. Dijo que hace 10.000 años en la Tierra se produjo una glaciación y la temperatura promedio era 6 grados menos que la actual. Antes estos cambios se producían por fenómenos naturales y se dan en miles de años.

Dijo que ninguno de los fenómenos naturales del pasado está sucediendo. “Se está dando en tiempo récord. Hay fenómenos que se registraron en 50 años cuando antes se llevaba miles de años para que ocurrieran y está totalmente correlacionado con lo que hace el hombre. La concentración de CO2 en la atmósfera, que andaba entre 180 y 200, hoy día se ubica en 400”, dijo.

Esta situación generó un aumento en la temperatura terrestre, con un incremento de 1º en el último siglo.

Febrero, el más caluroso desde 1880

Méndez manifestó que Uruguay es un país sensible al cambio climático por la aparición de inundaciones y sequías importantes. Dijo que la falta de lluvia le puede costar al país US$ 2.000 millones. Agregó que la ola de calor puede llevar a la aparición de enfermedades, y puso como ejemplo, que este verano se dio un brote de dengue en Uruguay. Particularmente este mes de febrero fue el más caluroso desde que hay registros, en el año 1880.

Enfatizó que las tormentas son cada vez más intensas lo que lleva a daños en la infraestructura. Indicó que una ola de calor aparecen bacterias en el agua, lo que afecta en el suministro de este elemento en la población.

Energía eólica

La energía que más creció es la eólica con una inversión de US$ 2.500 millones en 10 años. Méndez informó que existen momentos en el año que el 60% del consumo de energía proviene de la energía eólica.

República