Un nuevo geoglifo de aproximadamente 30 metro de largo fue descubierto en la zona de Majuelos en Nasca (Ica).

Según informó la National Geographic, el hallazgo fue hecho por un grupo de investigadores encabezados por el japonés Masato Sakai, de la Universidad de Yamagata, y el peruano Jorge Olano, codirector de este proyecto.

Para los investigadores, la parte izquierda de la figura presenta una cabeza con una lengua larga, mientras que la parte derecha, con manchas y salientes, podría corresponder al cuerpo y las patas. “El diseño de la figura no parece ser de tipo realista, sino imaginario”, sostiene Sakai.

El geoglifo recientemente hallado en la Pampa de Majuelos fue construido al extraerse piedras que luego se acumularon formando un bajorrelieve. “Esta técnica es característica de los geoglifos de la fase Paracas Tardío”, sostiene Sakai.

La fecha de antigüedad puede variar entre 2.000 y 2.500 años. La primera referencia que se tuvo de las Líneas de Nazca pertenece al conquistador Pedro Cieza de León, que en 1547 (hace exáctamente hace 469 años) vio “señales en algunas partes del desierto que circunda Nazca”. No fue hasta 1932 que los arqueólogos Julio César Tello y Toribio Mejía realizaron la primera investigación científica en la zona. En ningún caso se observaron las líneas descubiertas recientemente.

“En 2011 se descubrieron otros geoglifos en la misma zona que representan dos figuras antropomorfas en una escena de decapitación. En medio hay un camino antiguo que se dirige a Cahuachi, por lo que ambos geoglifos podrían estar relacionados con el camino de peregrinación hacia este centro ceremonial”, concluye Sakai.

RPP Noticias