La introducción de especies invasoras es uno de los problemas más graves que enfrentan las Islas Galápagos, mundialmente reconocidas por haber sido estudiadas en el siglo XIX por el naturalista británico Charles Darwin.

Pero no toda la responsabilidad es de los turistas. La creciente población permanente de las islas ha generado un incremento en el tráfico aéreo y marítimo, y aumentando las probabilidades de que nuevas especies de animales y plantas se instalen en el parque nacional.

En este multimedia, el director del Parque Nacional Galápagos, Walter Bustos, explica qué medidas —científicas y políticas— se están tomando para evitar que dichas especies ocasionen más daños a las famosas islas.

Scidev Net