La Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó en diciembre pasado el 11 de febrero como el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, al tener en cuenta que tanto la ciencia como la igualdad de género son vitales para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, trazados a 2030.

El panorama actual muestra que el reto es enorme. De acuerdo con la ONU, un estudio realizado en 14 países indica que la probabilidad de que las estudiantes terminen una licenciatura, una maestría y un doctorado en alguna materia relacionada con la ciencia es del 18 por ciento, 8 por ciento y 2 por ciento, respectivamente. Mientras que la probabilidad para los estudiantes hombres es del 37 por ciento, 18 por ciento y 6 por ciento, respectivamente. Para no ir más lejos, si se revisa la lista de ganadores del Nobel, 817 han sido hombres y 47 mujeres.

La física colombiana y docente Ángela Camacho confiesa que, pese a ser de las pocas mujeres en su campo, durante años no se percató de la brecha existente. Fue en un congreso internacional de física donde empezó a escuchar de redes y organizaciones que trabajaban por fortalecer la participación de las mujeres en campos científicos.

Así empezó a tomar parte en reuniones y de ahí surgió la idea de abrir espacios en el país para integrar a las mujeres científicas. “En marzo del 2014 se hicieron las primeras actividades en cuatro universidades (Antonio Nariño, Los Andes, Nacional y Santo Tomás). Invitamos a niñas para que vieran los laboratorios y hubo conferencias. El año pasado tuvimos más participantes”, señala.

De esa forma nació el evento ‘Ciencia, mujer y tecnología’, que este año completará su tercera edición, y que inspiró la creación de la Red Colombiana de Mujeres Científicas, cuyo lanzamiento fue el pasado 14 de marzo.

El objetivo es animar a niñas y jóvenes a elegir carreras en los campos de la ciencia y fortalecer la labor de las científicas activas del país. “Hay tanto que hacer; si nos dedicamos a las niñas, es una cosa, si vamos por las científicas activas, otra. Debemos mirar las políticas también y esperamos que se sume mucha gente y poder trabajar en grupos”, dijo Camacho, presidenta de la Red, que ya tiene 18 integrantes.

Enrique Forero, presidente del Colegio Máximo de las Academias de Colombia, reconoció que uno de los programas más importantes de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales es el de ‘Mujeres por la ciencia’. “Consideramos que Colombia tiene una comunidad científica de mujeres muy importante, están haciendo contribuciones en todas las áreas de la ciencia”, dijo.

Frente a la poca presencia de mujeres en carreras científicas, Forero señaló que “la falta de una educación básica y media hace que no muchas elijan esos programas. A las niñas poco se les insiste en que ellas son tan capaces como cualquiera y por eso se dedican a otras profesiones. Eso no debería ser así, estamos perdiendo un potencial muy importante en las mentes de muchas de estas mujeres que podrían haber sido maravillosas científicas”.

En el evento se presentó también un libro de mujeres jóvenes científicas, iniciativa impulsada por Ianas (en español, Red de Academias de Ciencias de las Américas) para estimular a las jóvenes, y en el que se destaca por Colombia a Silvia Restrepo, vicerrectora de Investigación de la Universidad de los Andes. Hace tres años se resaltó la labor de Ángela Restrepo, ícono de la ciencia en el país.

“Hay muy pocas mujeres en ciencia y tecnología y hacer una red pone estas opciones en el panorama de las jóvenes que se gradúan del colegio. Hay que romper esos esquemas de que las mujeres son malas para las matemáticas para que se sientan capaces de hacerlo y de entrar a carreras como las ingenierías, ciencias, tecnología”, dijo Restrepo.
Estudiantes de colegio, universidad, científicas en ejercicio y hasta hombres pueden hacer parte de la Red. Para conocer cómo pueden integrarse deben escribir a redcolmujerescientificas@gmail.com.

El Tiempo