México estará en la Luna para los próximos años con un robot con carga óptica que permitirá el conocimiento de los recursos naturales del planeta, así como detectar con mayor precisión los puntos o yacimientos petroleros en aguas profundas o a unos cuantos metros, con técnicas especiales de radar montadas en los satelitales, informó el director general de la Agencia Espacial Mexicana (AEM), Javier Mendieta Jiménez.

En entrevista con El Sol de México, dijo que la creación de la AEM se dio con el objetivo de reunir recursos para todos los actores de la investigación científica aeroespacial del país, con el objetivo de detonar un sector al que se le ha invertido muchos recursos en las últimas décadas y ha generado una alta clase académica, de investigación, desarrollo e infraestructura con la que cuenta el país en la materia.

Expuso que el espacio también nos permite ver los recursos que se tienen en tierra, porque con los satélites podemos conocer la geología y la ecología del lugar donde se vayan a establecer las plantas de generación de energía. Afirmó que la metrología permite ver las corrientes marinas, ver el oleaje y la dispersión de contaminantes, que en caso de una fuga de hidrocarburos se puede detectar a tiempo para evitar su propagación.

Proyecto lunar

A través de las diversas convocatorias del Fondo Sectorial Conacyt-AEM, a fondos apareados, es decir, por cada peso que pone la AEM el Conacyt pone otra cantidad similar, y con base en un concurso de competencia abierto y transparente, “hemos ya financiado más de 40 proyectos y vamos a financiar 20 más anuales con base en la calidad académica; de ingeniería, astronomía, meteorología, materiales espaciales y satélites pequeños pueden obtener recursos para su desarrollo”.

Afirmó que uno de los proyectos financiados es el que tiene ver con la presencia de un robot con una carga útil óptica en la Luna, que dará mayor conocimiento científico del territorio nacional en materia de oceanografía, agricultura, medio ambiente, entre otros temas.

El funcionario dijo que si bien es caro enviar a órbita cualquier aparato, mediante la responsabilidad y riesgo compartido, y solo con un uso racional de costo-beneficio o costo-oportunidad, es válido, considerando el beneficio social que trae consigo una aventura de este tamaño.

“Diversos países están invirtiendo en el espacio debido a que se obtiene tecnología y grandes beneficios para el bienestar de la población”.

Explicó que el experimento de llegar a la Luna con un robot fue seleccionado rigurosamente y forma parte de una iniciativa conjunta con otros países, de un lanzamiento que va a alunizar en el satélite de la Tierra y que llevará además 20 experimentos, porque se tienen que repartir los costos, explicó, pero con beneficios enormes de interacción con diversos grupos, conocer los lanzadores, llegar, alunizar, hacer experimentos y despegar, ya que solo así se puede avanzar en la materia para obtener conocimientos de robótica lunar, mecatrónica, comunicaciones, distintos materiales, dinámica orbital, entre otros aspectos.

Impulso espacial

Fuerte impulso se ha dado al desarrollo de la industria espacial durante la presente administración, no solo en materia de manufactura, donde México se ha situado entre los principales países productores de componentes para la industria, sino en materia de investigación y desarrollo de capital humano y la creación de la AEM, para llevar el conocimiento del espacio a la vida cotidiana en materia de seguridad nacional, la prevención de desastres, impulso a la agricultura y a la oceanografía, entre otros aspectos.

Cabe recordar que México cuenta actualmente con el sistema MexSat, compuesto de dos satélites: el Bicentenario, lanzado en diciembre de 2012, y el Morelos 3, en octubre de 2015, con lo que nuestro país se insertó entre los países más desarrollados en materia espacial y satelital; “además de mejorar las telecomunicaciones nacionales, el Gobierno mexicano podrá llevar a cabo el mandato constitucional de acceso a banda ancha a las comunidades más alejadas del país”.

Al respecto, Javier Mendieta añadió que el desarrollo de la industria espacial permitirá a nuestro país desarrollar tecnología en beneficio de sectores como el de las altas energías, el farmacéutico, bioenergía, energía nuclear y la astronomía.

Los grandes sistemas de medición, como el satélite Hubble, generan una gran cantidad de información de fenómenos geofísicos, sísmicos, geológicos, placas tectónicas, que dan lugar a cantidades inimaginables de información; los fenómenos oceánicos, de corrientes, mareas y situaciones en la atmósfera que tendrán que ser asimilados mediante tecnologías como el Big Data y la Web 3.0, que permitirán identificar fenómenos hasta ahora desconocidos y que tendrán que ser asimilados a su vez por el hombre de manera paulatina.

El especialista subrayó que ante fenómenos acontecidos en el espacio, no es que se quiera ocultar la información, lo que se ha convertido en un mito, “lo que pasa es que todos los datos astronómicos de los diferentes observatorios ubicados en el mundo, telescopios espaciales y en tierra, sondas, rovers y vehículos tripulados y no tripulados dan lugar a una gran cantidad de información que poco a poco se empieza a analizar, y si bien el avance tecnológico en materia de almacenamiento y otras en la materia ha sido impresionante, el análisis lleva su tiempo”.

El funcionario señaló a El Sol de México que derivado de la creación de la Agencia Espacial Mexicana (AEM), el avance ha sido sustancial en los primeros tres años de la administración del presidente Enrique Peña Nieto y prevé un futuro promisorio para la AEM, que en coordinación con la SCT y 14 instituciones más estarán canalizando las ventajas y las posibilidades de las reformas, especialmente la de Telecomunicaciones y Radiodifusión, que es donde México ha invertido históricamente más en la materia con los satélites para conectar a la población con banda ancha, mejorando con ello en salud, educación y conectividad.

“No solo es comunicar máquina a máquina (M2M), ciudades inteligentes y los sistemas vehiculares, así como en los sistemas logísticos, también la información del espacio generada por los satélites que están orbitando la Tierra y que cuando pasan sobre México se obtiene información muy valiosa”.

Prevención de desastres naturales

La AEM apunta a un tema muy importante, la prevención de desastres naturales provocados por la naturaleza que cuestan vidas, daños a la propiedad y logística. “El espacio es un gran habilitador de soluciones, no solo para identificar dónde están los problemas para enviar las cuadrillas de rescate, sino en predecir y prevenir los desastres”.

Afirmó que otros países lo han sabido aprovechar y han desarrollado su propia tecnología de telecomunicaciones; otros lo han hecho para el monitoreo del territorio, que es observar desde una órbita mucho más baja los acontecimientos en tierra con mayor resolución.

Cambio climático

En materia espacial, otro aspecto muy importante es el monitoreo científico del medio ambiente y del cambio climático. “De las 50 variables para medir el cambio climático, 25 provienen de la información del espacio, porque el conocimiento de los mares, las costas, las selvas, las montañas, los desiertos y las sabanas permite conocer el medio ambiente y enfrentar el gran reto de la humanidad en el siglo XXI que es el cambio climático”.

Además, dijo, la información generada del espacio no solo permite enfrentar los desastres naturales, sino conocer nuestros recursos naturales, la planeación y explotación racional de recursos agrícolas, pesqueros, turísticos y forestales, así como recursos energéticos, geotérmicos, con puntos de radiación solar para captar energía solar, zonas con potencial para generar energía eólica, exploración de hidrocarburos en mar profundo, donde no solamente se deben detectar los mantos, sino todo el entorno, como las corrientes marinas, la metrología, climatología y exploración de hidrocarburos, entre otros. Y si hay derrames, se puede establecer una estrategia para mitigar los efectos sobre los océanos, explicó.

Recorte, marginal

Respecto al recorte presupuestal que aplicó el Gobierno al gasto derivado de la caída de los precios del petróleo y el alza del dólar, el funcionario federal sostuvo que a pesar de ello, se redoblarán esfuerzos. “Nos sumaremos al Gobierno federal para reducir el gasto; en el caso de la AEM, el recorte no ha sido tan fuerte derivado de los resultados que ha dado y que están de acuerdo con lo prometido. Si bien hace falta mayor difusión de los esfuerzos, se ha actuado con congruencia en coordinación con otros sectores”, comentó el especialista.

La estrategia para abatir el recorte se basará en tres ejes centrales: Conseguir recursos alternativos de los Estados que tienen clústeres de la industria, que están en la mejor disposición de aportar recursos a proyectos espaciales; atraer la inversión extranjera directa, y formación de capital humano, a través de cumplir con la normatividad y la eficiencia de los recursos.

El Sol de México