Las cifras del aborto en América Latina y Chile

Hace más de un año se está discutiendo en nuestro país el proyecto de despenalización de aborto en tres causales: riesgo de muerte de la mujer, inviabilidad fetal y violación, otra más de las “promesas” de Bachelet. Este proyecto ha despertado una fuerte oposición de las iglesias, la derecha y sectores de la propia Nueva Mayoría, que se oponen a cualquier avance democrático de nuestros derechos.

Por Pan y Rosas Teresa Flores

La realidad es que en Chile y gran parte de América Latina las mujeres aún no tenemos el pleno derecho a decidir sobre nuestro cuerpo, seguimos condenadas a abortar en clandestinidad, arriesgando nuestra salud.

Cifras alarmantes

Según distintos informes internacionales, en América Latina se realizan cerca de 4,4 millones de abortos al año y más del 90% de ellos se practican en condiciones de inseguridad. Esto significa abortos clandestinos, recurriendo a métodos artesanales, que tienen alto riesgo de terminar con secuelas. Muchos de estos son auto inducidos, es decir, las mujeres no tienen a quién recurrir y se deben provocar abortos por su cuenta.

La Organización Mundial de la Salud indica que aproximadamente el 12% del total de las muertes maternas en la región son por abortos mal realizados; sin considerar las cientos de miles de mujeres que terminan en hospitales producto de infecciones, perforación de órganos internos y otras secuelas.

¿Quiénes son las mujeres que abortan?

Si bien, todas las mujeres recurren al aborto como método de control de la natalidad o como opción para interrumpir embarazos; estudios demuestran que la mayoría son mujeres trabajadoras y de sectores populares, jóvenes de entre 15 y 29 años y muchas que ya tienen dos o tres hijos previos. Es decir, se trata de un problema de clase.

Carmen Barroso, Directora Regional de la Federación Internacional de Planificación Familiar señalaba en el 2007 que “América latina y el Caribe es la región más inequitativa del mundo, en donde además la incidencia de abortos inseguros es mayor”. Se trata en el 70% de los casos de mujeres menores de 30 años y pobres. En los países donde esta práctica está penalizada, las mujeres pobres y trabajadoras tienen que recurrir a métodos clandestinos de mayores riesgos, debido a los bajos ingresos.

Por eso desde Pan y Rosas luchamos por un aborto legal, seguro y gratuito. Porque no alcanza con despenalizar, es necesario que las mujeres tengamos garantizado el derecho a abortar de manera segura, en hospitales públicos y de manera gratuita.

La realidad en Chile

El aborto es un tema de clase que sobre todo afecta a las mujeres trabajadoras y pobres que no pueden pagar una clínica para realizarse un aborto privado. Las que han llegado a la justicia lo han hecho, condenadas moral y socialmente, con secuelas en sus cuerpos e incluso, en algunos casos, con riesgo de muerte.

Estudios indican que se realizan cerca de 120 a 160 mil abortos anuales. Si bien, la tasa de mortalidad es baja, muchas mujeres terminar en el hospital con problemas de salud. Otras tantas son denunciadas a la justicia y castigadas.

En Chile, la Iglesia Católica tiene índices históricos de desaprobación y desconfianza, cercanos al 80%, sobre todo por los casos de pedofilia, abuso de menores y ocultamiento de información. Ellos quieren seguir obligando a las mujeres a la maternidad. Igual que la Derecha, la que fue parte de la Dictadura, y que tiene entre sus filas a funcionarios de esos años, incluso militares investigados en casos de violación a los derechos humanos. Su discurso pro vida en realidad es un discurso anti derechos de la mujer.

Y, ¿qué pasa al interior de la Nueva Mayoría? Muchos se oponen a despenalizar el aborto, especialmente la Democracia Cristiana. Nos quieren negar incluso el derecho a abortar en caso de violación y, por ejemplo, para Soledad Alvear, una mujer no puede tener derecho al aborto aunque esté en riesgo su vida.

Este 8 de marzo vamos por el aborto legal, seguro y gratuito para todas

Desde Pan y Rosas Teresa Flores luchamos por el derecho al aborto para todas las mujeres que lo necesiten. Consideramos que el aborto legal es un derecho democrático ante una realidad que hoy condena a las mujeres a la clandestinidad.
Hacemos un llamado a todas las organizaciones feministas a impulsar juntas una gran campaña por nuestros derechos, en miras a realizar un gran Encuentro Nacional de Mujeres para organizarnos unidas en pos de nuestros derechos.

Países en los que el aborto está prohibido:

Chile, El Salvador, Haití, Honduras, Nicaragua, República Dominicana y Surinam.

Países en los que el aborto se permite en caso de riesgo de muerte de la mujer

Antigua y Barbuda, Dominica, Guatemala, México, Panamá, Paraguay, Venezuela, Jamaica, Trinidad y Tobago. México en algunos estados, Bahamas, Bolivia, Costa Rica, Ecuador, Granada, Perú, Colombia. En muchos de estos países sigue penalizado el aborto en otras causales.

Brasil y Colombia: despenalizado en caso de violación, riesgo de muerte de la mujer e inviabilidad del feto.

Sin restricción o legalizado

Cuba, Uruguay, Guyana, Puerto Rico, Barbados, Belice, San Vicente.

La Izquierda Diario