El gobierno de Ecuador anunció la construcción de un nuevo megaproyecto hidroeléctrico en la zona austral del país con la participación de inversores privados de Europa y Asia.

Así lo anunció el ministro coordinador de Sectores Estratégicos, Rafael Poveda, en entrevista con el programa Ecuador No Para, que transmite El Ciudadano TV en coproducción con ANDES.

Se trata del proyecto Cardenillo que forma parte del sistema Paute y se sitúa en la zona austral del país andino. La obra es adicional a las ocho hidroeléctricas que ya están en marcha.

“Estamos trabajando ya, desde el año pasado, en la ejecución de otra gran hidroeléctrica, pero esta vez con participación de inversión privada extranjera (…) en estos rubros la inversión es muy grande entonces se requiere la participación de capitales extranjeros, por el volumen de inversión. Estamos hablando de proyectos de 600, de 1.000 millones de dólares que se requieren para la construcción de este tipo de hidroeléctricas”, refirió el ministro.

Poveda indicó que este tipo de proyectos están dentro del Plan Nacional de Electricidad cuya construcción lleva un tiempo de cinco a seis años.

“Tenemos ya varias empresas interesadas, empresas europeas, asiáticas; hemos diseñado ya un modelo de participación, tenemos las regulaciones ya avanzadas, hemos incluido incentivos en la Alianza Público-Privada para mejorar la posición financiera de este tipo de proyectos”, informó.

El ministro Poveda junto al conductor del programa Ecuador No Para, Marco Antonio Bravo. / Carlos Rodríguez-Andes

Ecuador desarrolla el cambio de su matriz energética con varios proyectos concretos como la construcción de ocho hidroeléctricas que apunta a generar energía más limpia a través de fuentes renovables. Con la puesta en funcionamiento de las ocho hidroeléctricas, el país ahorrará 750 millones por la disminución del consumo de combustible.

El 19 de marzo de 2015, el gobierno de Ecuador inauguro la hidroeléctrica Manduriacu de 60 megavatios de capacidad y que producirá 367 gigavatios anuales de energía, suficientes para abastecer el consumo 250 mil familias, evitando emisiones de CO2 estimadas en 180 mil toneladas por año.

La hidroeléctrica Sopladora, que se ejecuta en la provincia del Azuay, registra un avance de 77%. Aportará al Sistema Nacional Interconectado una energía media anual de 2.800 Gigavatios y 487 megavatios.

Uno de los proyectos más importantes, el Coca Codo Sinclair está “casi terminado”, de acuerdo al ministro Poveda, y al momento se encuentra en fase de pruebas. Se espera que sea inaugurado en febrero de este año y permitirá generar 1.500 megavatios de energía supliendo el 30% de la demanda nacional.

Otro proyectos hidroeléctricos son el Toachi Pilatón, Minas San Francisco, Mazar Dudas, Delsintanisagua y Quijos.

Con la puesta en marcha de las hidroeléctricas, Ecuador ahorrará 750 millones de dólares en 2016 y 1.200 millones de dólares en el año 2017 pues dejará de importar combustible.

Los excedentes energéticos permitirán a Ecuador atender la demanda interna e incluso exportar energía a los países vecinos: Colombia (norte) y Perú (sur). En la actualidad existe una línea de transmisión que permitiría exportar hasta 500 megavatios a Colombia y 100 MW a Perú. La aspiración de Ecuador es establecer una especie de corredor energético que incluya además a Bolivia y Chile, explicó el ministro Poveda.

Andes