Cada año se reinventa y desde que apareció en 2012, ha cobrado decenas de vidas en hospitales de nuestro país. La bacteria clostridium difficile hace que Costa Rica sea parte de un estudio mundial que busca atacarla. ¿Por qué?

Enrique Rivas, director regional de Desarrollo Clínico de Sanofi Pasteur para Latinoamérica, comentó que los países de la región en los que están trabajando, son aquellos donde encontraron evidencia de la circulación y transmisión de la bacteria.

“Costa Rica es especialmente importante porque fue el primer país de América Latina en el que tuvimos evidencia científica de la existencia de la cepa hipervirulenta; en los hospitales se convertía en una verdadera emergencia dada la contingencia que representaba y que se ha seguido presentando”, explicó Rivas.

Esta farmacéutica estudia la eficacia de una vacuna contra la bacteria y en él participan 15 mil personas en 250 sitios clínicos.

“Contempla a sujetos que tengan el riesgo de desarrollar la enfermedad, que está relacionada con el contacto en la unidades asistenciales o puede llegar a presentarse también en asilos o guarderías para personas mayores”, comentó.

En la mitad de la vida, aumenta el riesgo

Esta es una bacteria que causa diarrea y otros cuadros intestinales severos. Cuando el paciente está debilitado con otras enfermedades, la clostridium es potencialmente grave.

Rivas explicó que a partir de los 50 años, aumenta también el riesgo de contraerla. Sin embargo, el riesgo también se incrementa cuando hay un contacto frecuente con centros hospitalarios.

“La clostridium puede vivir en nuestro intestino. El uso de antibióticos llamados de amplio espectro, que barren la flora bacteriana, eliminan también algunas bacterias que ayudan a mantener un equilibrio haciendo que prevalezca la clostridium y se intensifica, la posibilidad de enfermedad”, agregó Rivas como un tercer punto.

A los grupos de riesgo se unen los diabéticos, hipertensos y personas con problemas cardiovasculares, pulmonares, renales y personas que se sometan a una cirugía.

Cuidarse es sencillísimo

“Es una enfermedad de las conocidas como fecal-oral. Es muy común su contagio por manos que no se lavan, que tocan algo contaminado con clostridium y se llevan a la boca”, comentó el especialista.

Es decir, que con solo un lavado de manos frecuente y correcto usted puede estar a salvo de su contagio.

Se ha visto que en el 30% de las ocasiones, los pacientes pueden tener una o varias recaídas, lo que aumenta el costo de la atención y el riesgo de fallecer en cada uno de los casos.
La vacuna lo que pretende es precisamente crear anticuerpos protectores en la población de riesgo.

La investigación se inició desde el 2014, en países de Norteamérica. Es precisamente nuestro país en el que se inició más tarde. Será en el 2017 cuando se conozcan los resultados del estudio.

crhoy.com