El Presidente Vázquez recibió, ante un nutrido auditorio de especialistas médicos, el séptimo premio Ciencia de la Paz por su persistente compromiso y los resultados de su política para el control del tabaco en Uruguay.

La institución anfitriona, la Fundación Interamericana del Corazón, destacó que Uruguay logró reducir el consumo de tabaco entre sus adolescentes de 30 % a 9 % del total en sólo 10 años.

Además, informó que en Uruguay se redujo el ingreso por infarto agudo de miocardio en 22 % por haber convertido a Uruguay en 100 % libre de humo de tabaco a partir de 2006.

“Las acciones de Vázquez han tenido un impacto significativo en Uruguay y en el resto de América Latina y del mundo y este premio”, resaltó la Fundación.

La entidad reconoce, además, “la valentía del mandatario en no dejarse intimidar por poderosos intereses económicos defendiendo al Uruguay de una acción legal de la empresa, priorizando la vida y la salud de la gente, por encima de otro interés”, justificó en referencia a la demanda planteada por la firma transnacional Philip Morris.

Enfermedades crónicas pueden costar 500 millones de dólares
“Entre los flagelos que padece el mundo actual, la pandemia de enfermedades crónicas no transmisibles suponen la mayor carga de enfermedad para la humanidad e implica enormes desafíos sanitario, sociales y políticos. Todos sabemos que este conjunto de males que no son muchas en números conlleva entre 60 y 70% de las muertes en el mundo”, expresó el mandatario.

“Está ampliamente reconocido que la mayor carga la llevan los países menos desarrollados, y dentro de éstos los sectores socioeconómicos más vulnerables y desprotegidos. En estos países y sectores la persistente carga de las enfermedades crónicas no transmisibles genera un circuito perverso en términos de muerte, enfermedad e imposibilidad de desarrollo humano”, señaló Vázquez.

“Las cifras de mortalidad global por enfermedades crónicas no transmisibles, siendo terribles, no son la totalidad del problema”, amplió. “Por cada persona que muere por esta causa, otras cinco padecen una enfermedad crónica”, reseñó.

En ese sentido, el disertante dijo que 200 millones de personas sufren alguna discapacidad asociada a estas enfermedades y la tercera parte de estas enfermedades, se presentan en personas jóvenes”.

“Si continúa la inercia y no se realizan las acciones apropiadas las enfermedades crónicas no transmisibles costarán a los países de ingresos bajos casi 500.000 millones de dólares por año, lo que equivale a un 4% de su producto bruto interno actual”, analizó.

“En un mundo que también se ha globalizado en las condicionantes sociales y culturales propicias para las enfermedades crónicas no transmisibles las respuestas y soluciones a las mismas también se deben hacer en clave global”, sugirió Vázquez.

“El tabaco mata por año en el mundo más personas que las que mató la primera y la segunda guerras mundiales, juntas. Nunca antes una pandemia recorrió y mató tantos habitantes en el mundo y por tanto tiempo como lo hace el tabaquismo que está dispuesto a seguir matando”, lamentó.

“Si hay un convenio marco para el control del tabaquismo, ¿acaso no podría haber uno similar para el control de las enfermedades crónicas no transmisibles que vaya más allá del plan para la prevención y control de las mismas aprobado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2011 para el período 2013-2030?”, se preguntó el mandatario.

Uruguay alberga centro reconocido por la OMS
Vázquez mencionó que en América Latina cada año mueren 360.000 personas por enrmadades vinculadas al consumo de tabaco. De los casi 600 millones de habitantes de la región, unos 150 millones son fumadores y de ellos 80 % comenzaron a fumar antes de los 18 años, reveló.

El Presidente uruguayo advirtió una creciente feminización del consumo de tabaco en jóvenes, con mayor incidencia en los más pobres, que los especialistas llaman desplazamiento descendente en el tejido social. “El tabaquismo entre los jóvenes se está desplazando de varones a mujeres y de ricos a pobres”.

“El tabaco es una industria que mata a sus propios clientes”
Sobre el final de su discurso, Vázquez dijo que Uruguay está dispuesto a compartir la experiencia acumulada y los avances registrados en la lucha contra la pandemia del tabaquismo.

En ese sentido, recordó que en nuestro país está instalado el Centro de Cooperación Internacional del Control del Tabaco, una de las tres oficinas reconocidas por la Organización Mundial de la Salud como referentes internacionales en el tema para aportar información y compartir las políticas públicas para el combate al tabaquismo”.

República