El avance de la ciencia impulsó al Gobierno peruano a adquirir un satélite submétrico de observación terrestre a Francia para colocarnos a la vanguardia de la tecnología, lo cual redundará en beneficio de diversas actividades desarrolladas en el país porque podrá captar imágenes de nuestro territorio con increíble precisión. La compra de tan sofisticado equipo es un hito porque potencia al Estado peruano en su tarea de resguardar la soberanía de nuestro territorio, y de brindar mayor seguridad a los ciudadanos al combatir con mayor eficiencia a sus amenazas.

El Perú se convertirá así en líder de monitoreo satelital en la región porque el acuerdo suscrito con la nación francesa contempla recibir el servicio de la denominada constelación de satélites conformada por dos submétricos, dos ópticos y dos de imagen de radar, y sobre todo, permite la transferencia tecnológica a nuestros profesionales, con la capacitación de al menos 50 científicos seleccionados por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología en el manejo del artefacto desde la estación terrena que se construirá en Punta Lobos, Pucusana.

¿En qué nos beneficia el satélite? El Perú tiene definidas todas las fronteras con los países vecinos y mantiene un excelente nivel de relaciones con las naciones del continente, por lo que su seguridad no es amenazada por grandes actores externos. Sin embargo, hoy la globalización ha impulsado una serie de enemigos que corroen las principales instituciones del Estado. Unas de las zonas más sensibles son las fronteras, que se han vuelto porosas; así, el crimen organizado, al concentrar sus acciones en los límites geográficos, busca sacar provecho de las debilidades de los Estados. Con el satélite podrá ubicarse a aquellos que traspasan las fronteras en forma ilegal por múltiples propósitos.

Contrabando, tráfico de drogas, comercio ilegal de madera, de personas y otros delitos. Todos estos actos ilegales alimentan a los grupos criminales, en gran parte responsables de la ola delictiva que invade a las ciudades peruanas. Además, servirá para ubicar campamentos de los grupos subversivos que aún operan en el Vraem.

La nueva tecnología satelital también permitirá ubicar la explotación minera ilegal en las zonas más alejadas de nuestro país. Igual eficiencia tendrá para detectar los cultivos ilegales de coca en nuestros valles. De ese modo, la respuesta de la Policía será más precisa y efectiva. Además, el satélite también será utilizado para encarar el problema del cambio climático debido al calentamiento global por las emisiones de más dióxido de carbono.

Por otro lado, podrá monitorear los datos meteorológicos, las imágenes del volumen de los ríos, la formación de nevados y la caída de huaicos. Con esos datos, el Sistema de Defensa Civil tendrá la suficiente información para actuar en forma preventiva y disminuir los efectos de los desastres. Por tanto, el satélite será una valiosa herramienta para mitigar los ingentes gastos que el Estado hace cada año para enfrentar emergencias y embates de la naturaleza.

“El Perú se convertirá así en líder de monitoreo satelital en la región porque el acuerdo suscrito con la nación francesa contempla recibir el servicio de la denominada constelación de satélites”.

El Peruano


VOLVER