Teledermatología es el nombre de una novedosa iniciativa de diagnóstico a distancia que permite descubrir precozmente enfermedades a la piel tales como el cáncer causado por el exceso de radiación ultravioleta. El proyecto lo ha implementado un grupo de médicos dermatólogos del Hospital El Pino de San Bernardo a través del programa de formación de especialistas de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Santiago.

Héctor Fuenzalida, jefe del Programa de Dermatología de la Facultad de Ciencias Médicas de la Usach, dice que con esta modalidad se evita que el paciente tenga que trasladarse, ya que la dermatología es muy visual. Del total de consultas, un 60% de estos pacientes no necesitan ir al dermatólogo, ya que pueden ser tratados vía interconsulta con su médico general.

Gracias a una plataforma desarrollada por el Ministerio de Salud los pacientes en regiones podrán ahora acudir al consultorio u hospital más cercano, donde un médico general recopilará los antecedentes médicos y fotografías necesarias para enviárselas a un especialista, quien a su vez indicará el diagnóstico y el tratamiento a seguir desde Santiago.

El plan permitirá descongestionar las listas de espera que en Chile superan los sesenta mil pacientes afectados por problemas dermatológicos. En paralelo, y mediante convenios que se han firmado con diversas regiones, el equipo que implementa la Teledermatología también complementará el tratamiento con visitas en terreno, atención personal y cirugías.

“Recientemente atendimos pacientes de toda la zona del Reloncaví y nos encontramos, lamentablemente, con cánceres a la piel de cuatro años de evolución que ya no pueden ser tratados. Este programa permitirá evitar este tipo de situaciones”, añade Fuenzalida.

LA IMPORTANCIA DE LA PREVENCIÓN

A medida que ha aumentado la esperanza de vida, también lo ha hecho la prevalencia de cáncer a la piel en los chilenos.

El agujero en la capa ozono terrestre, que se ha desplazado en los últimos años desde la zona antártica, también ha incidido en un incremento cercano a los 20% de la radiación ultravioleta en la zona norte de Chile, según dio a conocer recientemente la Corporación Nacional del Cáncer (Conac).

Para prevenir el cáncer y otras enfermedades a la piel, el doctor Fuenzalida recomienda el uso de pantalla solar durante todo el año, sobre todo en preescolares y adultos jóvenes, ya que es durante los primeros veinte años de vida cuando se produce el mayor daño de los rayos ultravioleta en la piel.

“Es importante cuidarse con o sin sol, dentro o fuera de una casa o, incluso, dentro de un auto, ya que los rayos ultravioleta traspasan cristales y nubes”, agrega.

La alimentación e hidratación también son fundamentales en el cuidado de la piel. En este sentido el especialista el consumo de antioxidantes, frutas y verduras, alimentos ricos en vitamina C y E y los caretinoides como zanahoria y el zapallo, que son protectores de la piel.

Para elegir protector solar debe considerarse el tipo de piel (las más blancas requieren un factor más alto) y contemplar otras variables como: tipo de actividad física; si se necesita que sea resistente al agua; las horas que se está al aire libre; si se están consumiendo medicamentos comunes como diuréticos, desinflamatorios, antidepresivos o antipsicóticos, que predisponen la piel a quemarse más fácilmente.

En general, se recomienda usar un factor sobre 30, cuya protección va de un 95% a 98% y aplicarlo cada cuatro horas.

La Nación


VOLVER