Los científicos mexicanos pueden considerarse entre los mejores del mundo, pues muchas de sus investigaciones en el ramo de la salud son de excelencia; sin embargo, 99 por ciento de éstas se quedan en el papel debido a la falta de apoyos, señalaron el ingeniero bioquímico Dimas Jiménez, investigador mexicano egresado del Instituto Politécnico Nacional (IPN), y Gabriela Gutiérrez, directora de Polisalud.

Coincidieron en señalar que los investigadores se enfrentan a varios obstáculos para crear sus productos a fin de mejorar la salud y calidad de vida de los pacientes, con base en procesos científicos, “y ante la falta de presupuesto y de apoyo del gobierno, la investigación se queda arrumbada y nunca se lleva a la práctica”.

Científicos en otros oficios

Lo peor del caso, refirieron, es que “hemos visto compañeros que son excelentes científicos, pero al verse limitados en recursos económicos, empiezan a trabajar en cualquier oficio, menos en su profesión”.

En conferencia de prensa con motivo del décimo aniversario de Polisalud –una comercializadora de productos e inventos para la salud y el bienestar integral realizados por investigadores del IPN– anunciaron que se acercarán a científicos de otras instituciones, como la Universidad Nacional Autónoma de México, para llevar a cabo la producción de sus inventos.

En 2005 la compañía se distinguió por la venta de gelatinas para bajar de peso. Una década después distribuye más de 35 patentes y productos relacionados con salud y belleza, entre ellos varios del científico Dimas Jiménez, quien ha logrado registrar 10 inventos, uno de los cuales fue adquirido por la NASA para viajes espaciales.

Gutiérrez señaló que Polisalud es la única compañía en México que apoya los proyectos y productos científicos de los investigadores del IPN, y anunció que extenderá su servicio a las investigaciones de otras instituciones académicas del país.

“La comercializadora es una empresa de origen politécnico; fue planeada a partir del programa institucional de emprendedores Poliemprende y se desarrolló desde el Centro de Incubación de Empresas de Base Tecnológica del IPN.”

En la actualidad ofrecen productos para la salud, entre ellos omega 3 con ácido docosahexaenoico (DHA) para el cerebro, inudina para mejorar la digestión, gelatina para bajar de peso y crema de baba de caracol para el cuidado de la piel.

Vanguardia


VOLVER