Hace aproximadamente 25 años un grupo de científicos cubanos del Instituto Nacional de Investigaciones Científicas, comenzó a trabajar en la creación de un candidato vacunal contra el bacilo Vibrión cholerae, causante de la enfermedad del cólera. Hoy en alianza con el Instituto Finlay de vacunas, se realizan ensayos clínicos que han arrojado importantes resultados.

“Se trata de un candidato vacunal a expensas de un vibrión vivo atenuado. Es una inmunización administrada por vía oral y difiere de otras que existen en el mercado. El primer ensayo clínico se hizo en nuestro país en los años 1997-2000; en 1999 se realizó otro en Ecuador; posteriormente en 2006, tuvo lugar uno en Cuba; y en Mozambique en 2007, donde esta enfermedad se ha considerado epidémica y endémica.

“Retomamos los estudios de evaluación en 2013-2014 en territorio cubano, en niños y adolescentes de la provincia de Cienfuegos; y recientemente concluimos un ensayo fase 2 en niños, adolescentes y adultos de 5 a 65 años en La Habana, entre los años 2014 y 2015”, explicó el Dr. Nivaldo Linares del Instituto Finlay de vacunas.

Las evidencias han mostrado que el candidato vacunal 638 es seguro, que ha sido bien tolerado, y es inmunogénico, o sea que tiene la capacidad de producir una respuesta inmune en las áreas y poblaciones de estudio.

De esta manera, se plantea dar continuidad a la estrategia de evaluación clínica de esta vacuna durante el período 2016-2018. Con este fin ya se establecieron prioridades de identificación de nichos de población para su uso y el acompañamiento productivo.

Los tres escenarios en los que se trabajará en los años venideros son: los viajeros, específicamente en los grupos de colaboración médica y de otros sectores que se trasladan a zonas endémicas y no endémicas de cólera; un segundo contexto sería población donde hay brotes y riesgo en Cuba. En este caso, se evalúa la posibilidad de realizar un ensayo clínico de intervención aquí en la ciudad de Santiago.

Mientras que en un tercer espacio se actuará sobre la población en riesgo en áreas endémicas, para lo que los investigadores proponen probar la vacuna en Haití. Este estudio de fase 3, pudiera otorgar criterio de registro para el candidato en Cuba y su comercialización posterior.

Sierra Maestra


VOLVER