El reconocimiento a Olivera, fue por su investigación sobre los factores de riesgo para el proyecto estatal de aprovechamiento del litio en el salar de Uyuni, en el sureste de Bolivia.

Durante la entrega del galardón, que tiene como objetivo recompensar las mejores tesis sobre un tema latinoamericano o caribeño orientadas a mejorar las políticas de desarrollo social de la región, el investigador aseguró que el premio es “importante para que los jóvenes latinoamericanos alcancen sus sueños de desarrollo”.

En la segunda edición de esta distinción bienal, el exvicepresidente de República Dominicana Rafael Alburquerque dijo que la propuesta de Andrade fue seleccionada “por la singularidad de su trabajo” y porque “puso en evidencia la necesidad de vincular la investigación académica con la política pública”.

El premio, que nació por iniciativa del Gobierno de la República Dominicana para conmemorar el centenario de la muerte de Juan Bosch, gran contribuyente al estudio de los procesos sociales y políticos en ese área geográfica, está dotado con 10.000 dólares.

Licenciado en biología, con un posgrado en desarrollo económico por la Universidad Mayor de San Andrés (La Paz, Bolivia), Olivera Andrade fue recompensado por una tesis que explora cómo la gobernanza, el mercado y la extracción históricapueden constituir factores de riesgo para el proyecto estatal de aprovechamiento del recurso natural.

Bolivia, junto a Argentina y Chile, conforma el “triángulo del litio”, con el 84 % de las reservas del mundo, lo que supone una oportunidad para el desarrollo industrial y tecnológico del país y la posible creación de lazos más estrechos con las naciones vecinas, aseguró el científico.

La tesis consiste en un estudio de dos años que analiza cómo las decisiones que se tomen y los acuerdos políticos con determinados actores definirán el éxito o fracaso de este proyecto iniciado en 2008 por el Gobierno de Evo Morales y que no acepta socios extranjeros, salvo en la última fase de la producción, indicó Unesco.

El salar de Uyuni, que además de ser la mayor reserva mundial de litio, aunque sin explotación, es uno de los principales atractivos del país, es el fondo disecado de un antiguo mar que se extiende 10.000 kilómetros cuadrados.

Bolivia.com