La ministra de Medio Ambiente de Bolivia, Alexandra Moreira, señaló en Quito la coincidencia entre la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) en cuanto a las iniciativas que serán llevadas en una posición común a la Conferencia mundial sobre Cambio Climático, COP 21, prevista en Francia.

Moreira señaló en entrevista con Andes que la ALBA compartió con Celac planteamientos frente a la COP 21, expuestos los días 9, 10 y 11 en Tiquipaya (Cochabamba, Bolivia), durante la Cumbre de los Pueblos sobre Cambio Climático, a la que acudieron los presidentes de Ecuador, Rafael Correa; Nicolás Maduro (Venezuela) y el anfitrión, Evo Morales, y la sociedad civil, que, apuntó, “no tiene oportunidad de ir a estas negociaciones porque a veces están excluidas”.

La ALBA o ALBA-TCP (Tratado de Comercio de los Pueblos) fue creada en diciembre de 2014, y a esta alianza pertenecen Cuba, Ecuador, Bolivia, Granada, San Vicente y las Granadinas, Venezuela, Nicaragua, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, Surinam, Antigua y Barbuda y Dominica.

Moreira expuso que en Tiquipaya se ratificó la necesidad de que en París, del 30 de noviembre al 11 de diciembre próximos, se establezca un acuerdo “de justicia ambiental”, donde se contemplen las responsabilidades comunes pero diferenciadas entre las naciones desarrolladas y las que están en vías de desarrollo para frenar el cambio climático.

La titular boliviana dijo que su país lleva trabajando durante unos 10 años junto a Ecuador en la lucha por una “Declaración de los derechos de la Madre Tierra” y apuntó que es importante que en la Conferencia de la ONU pueda presentarse una propuesta conjunta.

Andes


Volver