El joven venezolano Gustavo Rosales, ha sido el creador, junto a un equipo de investigadores del Instituto de Ciencias Industriales (IIS) de la Universidad de Tokyo, de un vidrio “ultra-duro” casi tan rígido como el acero y el hierro, y que posee una transparencia y nitidez óptima, según las pruebas realizadas y publicadas en los reportes científicos de Nature Publishing Group.

El joven, quien estudió su pregrado en Ingeniería de Materiales, Mención Cerámicas y una Maestría en el área, ambos en la Universidad Simón Bolívar (USB), se encuentra realizando el doctorado en el país nipón, en el laboratorio del IIS dirigido por el profesor Hiroyuki Inoue, en donde desarrolló este avance científico como parte de su tesis de Doctorado en Ciencias del Vidrio, postgrado que cursa en el Departamento de Ingeniería de Materiales de la Universidad de Tokyo.

Según una nota de prensa de la USB, Rosales detalló que este vidrio “posee el mayor módulo de rigidez reportado para vidrios óxidos”. Esa resistencia, explicó, se obtuvo al mezclar óxido de aluminio y óxido de tántalo, que aunado a la aplicación de una innovadora técnica de procesamiento sin invasión, utiliza gas para evitar que la mezcla se cristalice al instante.

De acuerdo al científico venezolano, “con modificaciones en la composición quizás pueda ser usado en el futuro en pantallas de dispositivos móviles o lentes para cámaras”. En este momento, afirmó, “existe una cooperación entre la industria privada y nuestro laboratorio para llevar los vidrios obtenidos por ‘levitación aerodinámica’ a escala masiva”. En ese sentido, se estima que dentro de 5 años, el invento pueda usarse de manera comercial.

El profesor Joaquín Lira-Olivares, quien junto al profesor Tierry Poirier, fue tutor del trabajo especial de grado y del trabajo de grado de Rosales en la USB, se expresó de Rosales de la siguiente manera: “es una persona especialmente brillante y estoy muy orgulloso de su avance científico”.

Antes de dirigirse a Japón, continuó el profesor uesebista, “trabajamos con vidrios y de ahí surgió su interés de continuar profundizando sobre esta área, aunque en Japón, a diferencia de lo investigado en Venezuela, Rosales se concentró en vidrios levitados enfriados sin recipientes”.
Para el profesor Lira, este tipo de descubrimiento en manos de venezolanos “comprueba que no estamos haciendo mal las cosas”.

Actualmente, Rosales posee la Beca Monbukagakusho otorgada por el Ministerio de Educación, Cultura, Deportes, Ciencia y Tecnología del gobierno de Japón para estudiantes internacionales. “La beca me fue concedida por el gobierno japonés a través de la Embajada de Japón en Venezuela, ubicada en Caracas, en 2013. Todos los años la embajada de Japón en Caracas abre las convocatorias para los estudiantes Venezolanos y, con orgullo afirmo que muchas de ellas son acreditadas a los estudiantes de la Universidad Simón Bolívar”.

De hecho, su esposa, Denise Zujur, egresada de pregrado y postgrado en Ingeniería de Materiales de la USB, también es becaria del gobierno de Japón, e igualmente cursa estudios de doctorado en la Universidad de Tokyo, en el Departamento de Bio-ingeniería; sus investigaciones están relacionadas con ingeniería de tejidos y regeneración de hueso, usando células madre.

Noticia al Día


VOLVER