El guatemalteco Edward Hirst estudió ingeniería aeroespacial en Estados Unidos, lo que lo ha llevado a ser jefe de la misión Juno, rumbo a Júpiter, del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA.

“Yo soy el gerente de operaciones del proyecto de Juno, tengo unas 50 ó 60 personas que trabajan bajo mi dirección y nuestras responsabilidades son manejar la nave espacial que va en ruta a Júpiter”, dijo el ingeniero aeroespacial de JPL-NASA en su base en Pasadena, California.

Juno fue lanzado al espacio el pasado 5 de agosto de 2011, desde Cabo Cañaveral, Florida, rumbo al planeta Júpiter a donde llegará aproximadamente el 4 de Julio de 2016.

“Pero también estamos planificando cuando lleguemos”, al planeta más grande del sistema solar para así “tener todos los planes” con el objetivo de “hacer todas las medidas científicas al llegar”, explicó Hirst a la agencia EFE.

Hirst nació en Guatemala el 7 de junio de 1970 y estudió la licenciatura en ciencias físicas y matemáticas en la Universidad del Valle Guatemala, prosiguió con estudios en ingeniería aeroespacial en la Universidad de Texas en Austin hasta graduarse en 1993.

“Ese mismo año el Laboratorio de Propulsión de la Agencia Aeroespacial de Estados Unidos (JPL-NASA) me contrató en planificación de la misión Galileo”, recordó el guatemalteco.

Por su experiencia con aparatos espaciales que orbitan “el gigante de gas”, Hirst hoy dirige a los especialistas del proyecto Juno.

Este proyecto también se debe enfocar en averiguar si Júpiter tiene superficie con rocas, agua, además de estudiar la atmósfera, entre varias tareas.

También laboró como gerente de la misión Génesis cuyo objetivo fue adquirir “muestras del sol” atrapadas del viento solar, desde diciembre 2001, para ser recibidas en tierra en septiembre de 2004.

Hirst recordó que su inspiración para trabajar en proyectos espaciales comenzó en Centroamérica mientras crecía comiendo “frijolitos volteados refritos y huevos con salsa ranchera”, receta popular de Guatemala.

Soy 502


VOLVER