Desde febrero de este año se iniciaron estudios para determinar el comportamiento temporal del pinzón vampiro, de la especie geospiza difficilis, de las islas Darwin y Wolf, de alimentarse con sangre de otras aves marinas.

Especialistas de la Universidad San Francisco de Quito (USFQ), la Universidad de Miami y técnicos de la Dirección del Parque Nacional Galápagos (DPNG) buscan entender la adaptación biológica de estos ejemplares para aprovechar el recurso ‘sangre’ de las aves marinas durante la época de sequía, cuando la cobertura vegetal disminuye drásticamente.

¿Por qué consumen sangre?

Los especialistas colectaron muestras de saliva, sangre y datos ecológicos para empezar a comprender el comportamiento de los pinzones vampiro.

A través del análisis de estos elementos, el grupo de expertos espera confirmar o descartar un caso de ‘evolución convergente’, como la desarrollada por vampiros, mosquitos y garrapatas que, a pesar de ser especies lejanas, han desarrollado las mismas moléculas (proteínas-enzimas) en su saliva que ayudan a digerir la sangre, con propiedades anticoagulantes y anestésicas.

En noviembre próximo, en la época seca, los especialistas esperan registrar la conducta hematofágica y tomar muestras de heces y el tracto digestivo para determinar si esta conducta temporal se fundamenta en bacterias adquiridas de otras especies hematófagas como los piojos o garrapatas de los piqueros.

Comportamiento

El guardaparque Galo Quezada, responsable de Investigación Aplicada de la DPNG, explica que los pinzones de la especie geospiza difficilis también se encuentran en las islas Pinta, Genovesa, Santiago y Fernandina; sin embargo, únicamente las poblaciones que habitan en Darwin y Wolf ingieren sangre (hematofagia) de otras aves.

Estos pinzones vampiro se alimentan de semillas y artrópodos del suelo en época lluviosa y la conducta hematofágica se produce de manera temporal y bajo condiciones extremas durante la época de sequía.

De acuerdo a la información demográfica reunida por el equipo investigador, en la isla Darwin se estimó que existen 730 piqueros de Nazca y en Wolf se encuentran 862, lo cual brindaría a los pinzones vampiro una buena fuente de alimentación durante la época seca.

La Hora