Estudiantes de nivel licenciatura del Instituto Tecnológico de Colima (Itcolima) presentaron públicamente una aplicación de las tecnologías basadas en la luz a través de prototipos de cocinas solares, construidas con materiales reflejantes como aluminio y espejos polarizados.

Por medio de este concurso, realizado en el curso de la Vigésima Segunda Semana Nacional de Ciencia y Tecnología, en el que participaron 12 equipos, los asistentes se percataron que “dentro de las energías alternativas, tenemos una energía muy poco común y poco usada que es la energía solar”, explicó el coordinador del taller Energías alternativas, Francisco Javier López Pinto, quien recordó que este 2015 ha sido denominado Año Internacional de la Luz y las Tecnologías Basadas en la Luz.

López Pinto lamentó que la energía solar no se está aprovechando al máximo, ya que en la actualidad, a nivel mundial, persiste el uso de energías comunes, como la energía eléctrica convencional y las que emplean combustibles fósiles.

Mencionó que por medio de talleres y cursos se hace hincapié en la importancia de utilizar energías alternativas como la solar, promoviendo el uso de celdas solares, que son placas formadas por sílice, material que tiene la capacidad física de absorber el calor.

“La energía solar no solamente puede ser útil para generar electricidad a través de paneles solares, sino que también se puede multiplicar el calor que nos llega 100 o 200 veces más en una cocina solar para cocinar alimentos”, explicó López Pinto, quien dijo que los prototipos de cocinas solares son más económicos que las cocinas convencionales, ya que se ahorra el consumo de gas y la instalación.

Para concluir, el académico resaltó que el uso de la radiación solar es libre y gratuito, en contraste con la energía eléctrica producida por las termoeléctricas, que además de costosa es finita, de manera que resulta importante conocer y emplear las energías alternativas.

Conacyt Prensa