Un equipo de estudiantes de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) creó un androide impulsado por 14 motores, capaz de realizar complejas rutinas de baile y que será empleado para actividades de entretenimiento infantil.

La creatividad y talento en robótica permitió que el equipo integrado por ocho jóvenes, todos ellos estudiantes del bachillerato en el Centro de Investigación y Desarrollo de Educación Bilingüe (CIDEB), desarrollaran el robot basado en Elsa, personaje protagónico de la película animada Frozen, con la intención de captar la atención de los niños y jóvenes para realizar presentaciones de danza performance.

El equipo de los creadores del robot está integrado por Ana Lucía Garza Martínez, Miguel Andrés Pinal Rodríguez, Lizeth Ruiz Madrigal, Brenda Guadalupe de la Cruz Rivas, Juan Carlos Garza Sánchez, Carlos Adrián Guerra Vázquez, Sofía Moreira Lee y Dante Andrés González Garza. Todos ellos participaron en el torneo educativo internacional de robótica, Robocup 2015, en la categoría Dance Secondary, que se celebró en Hefei, China, donde su creación robótica les mereció el máximo reconocimiento el pasado 22 de julio.

El robot que interpreta al personaje de Elsa mide 1.50 metros de alto y realiza movimientos de baile, ya que tiene la capacidad de desplazarse al sincronizar movimientos de cuello, brazos y pies por medio de sensores que se activan con la música. En entrevista para la Agencia Informativa Conacyt, los estudiantes inventores explican la ruta que siguieron para el desarrollo del proyecto.

Reciclaje y creatividad

Inspirados en una atmósfera invernal, los inventores decidieron aplicar sus conocimientos adquiridos y desarrollar un robot inspirado en un tema atractivo y famoso, por lo que en su taller decidieron crear la versión robotizada de Elsa.

“Todos somos un equipo del taller de robótica del Centro de Investigación y Desarrollo de Educación Bilingüe y nuestro maestro de robótica Erick Sánchez Flores nos pidió desarrollar un proyecto para concursar en torneos regionales, por lo que entre todos pensamos en algo que fuera divertido y actual, así que el tema fue la película de Frozen, ya que es famosa en todo el mundo. La idea fue crear el personaje principal y el secundario, por lo que nos dimos a la tarea de echar a volar la imaginación y conseguir todas las piezas para armar el robot”, explicó Juan Carlos Garza.

Trabajando con recursos propios y material de reciclaje, los estudiantes lograron terminar el proyecto de robótica en seis meses, iniciando en enero y concluyendo en junio del presente año. “Lo primero que hicimos fue pensar en las características que tenía el personaje, por lo que tenía que moverse y buscamos una base con ruedas y cuatro motores que hicieran girar la pieza que sostiene el cuerpo; para el cuerpo adaptamos un tubo de aluminio que no fuera muy pesado, y los brazos fueron diseñados con unas reglas de aluminio, cada uno lleva un motor. Además en la parte que simula el cuello lleva dos motores para hacer girar la cabeza que es de unicel”, explicó Lizeth Ruiz.

¡Levántate y baila!

Para que el robot tuviera movilidad, los jóvenes emplearon sensores, elementos de control, además de que Juan Carlos Garza y Carlos Guerra desarrollaron una aplicación para controlar las acciones del robot.

“Usamos procesadores Arduino, que es una placa con un microcontrolador para facilitar el uso de la electrónica, y se colocó uno en la parte superior y otro en la inferior, además de placas para regular el voltaje. Todo lo hicimos con recursos propios y material de reciclaje, porque aunque buscamos patrocinadores nadie creyó en nuestro proyecto, así que no tuvimos apoyo”, aseguró Ana Lucía Garza.

Y para dotar de voz al robot, Juan Carlos Garza y Carlos Guerra desarrollaron una aplicación con la cual se controla y regula el humanoide. “Elsa tiene voz por medio de una aplicación que desarrollamos, con la cual se escribe el texto y el robot lo detecta y lee, además de que mueve la boca simulando que canta; el robot y el celular se conectan por medio de Bluetooth”, explicó Juan Carlos Garza.

Triunfo internacional

Este grupo de jóvenes, al terminar su proyecto de robótica, decidió presentarlo a concurso en torneos estudiantiles, por lo que primero participaron en un torneo regional, en Monterrey.

“Decidimos darlo a conocer con un espectáculo, por lo que nos inscribimos en un torneo regional de robótica realizado en Monterrey, donde obtuvimos el tercer lugar, posteriormente estuvimos en un torneo nacional, en México y ahí ganamos primer lugar, dándonos el pase directo al torneo internacional RoboCup 2015 en Hefei, China”, comentó Miguel Pinal.

Los creadores del androide se coronaron campeones a nivel internacional debido a que el pasado 22 de julio de 2015 alcanzaron dos primeros lugares en el RoboCup 2015, en la categoría Dance Secondary, además de un reconocimiento especial.

“Ese torneo fue un gran logro para todo el equipo porque era una meta que teníamos, y al obtener tres títulos en el RoboCup Junior categoría Dance Secondary, fue una gran satisfacción. Ahora queremos seguir creando robótica para continuar llevando en alto la tecnología mexicana realizada por estudiantes”, comentó Dante González.

Además del robot de Elsa los estudiantes de bachillerato también crearon un robot secundario que representa a Olaf, un muñeco de nieve, creado por los jóvenes Ana Lucía Garza y Miguel Andrés Pinal, en una atmósfera invernal realzada por los copos de nieve, iluminación y castillo de hielo que también es robotizado.

“Recreamos todo el ambiente de la película, por lo que además del robot principal, hicimos un muñeco de nieve que mueve las manos y la cabeza, elaborado con esferas de unicel y dos motores, así como un castillo que es de aluminio, mide un metro y se eleva a dos metros con los sensores”, explicó Miguel Andrés Pinal.

Robótica educativa

Con estos robots el talento y creatividad de los estudiantes de bachillerato alcanzaron reconocimiento internacional al coronarse campeones absolutos del RoboCup 2015 en la categoría Dance Secondary, obteniendo para México dos primeros lugares y un reconocimiento especial.

Asesorados por el coordinador de robótica del nivel medio superior de la Universidad Autónoma de Nuevo León, Erick Sánchez Flores, el equipo CIDEB logró destacar a nivel internacional con sus creaciones robóticas.

“Estoy muy orgulloso del talento de mis alumnos, porque aunque hay robots más complejos, este fue proyecto estudiantil exitoso, pienso que para crear tecnología es solamente cuestión de investigar y desarrollar lo que más te gusta”, comentó Sánchez Flores.

Agregó que como maestro de robótica tiene un gran compromiso: difundir la tecnología y despertar vocaciones del futuro en los estudiantes.

“Considero que la robótica es la tecnología del futuro que simplificará cada vez más el trabajo de las personas y es un tema que se puede aplicar en muchas áreas, médica, automotriz, de entretenimiento, entre otras, por eso me siento comprometido para difundir el conocimiento para que cada día más jóvenes se interesen por esta área y el camino hacia el futuro”, comentó Sánchez Flores, coordinador del proyecto.

Conacyt


VOLVER