Una moto silla eléctrica o una grúa para trasladar a personas con discapacidad forma parte de las propuestas que dieron a conocer un grupo de emprendedores venezolanos en la 1era Exposición de Ayudas Técnicas para Personas con Discapacidad.

Esta actividad se realizó con el fin de dar a conocer proyectos que mejoren la integración e independencia de las personas con dificultad motora y garantizar los equipos médicos necesarios para su movilidad.

La jornada estuvo organizada por el Programa de Atención en Salud para Personas con Discapacidad (Pasdis), quien convocó a un grupo de jóvenes emprendedores que viene trabajando con propuestas de fabricación asistencial tecnológicas, indispensables para las anatomías de las personas con discapacidad.

Javier Castro, parte del equipo técnico de la empresa familiar Chinea, manifestó que viene desarrollando, desde hace siete años, el proyecto llamado “Moto Silla Eléctrica” para personas con una discapacidad reducida, con el objetivo de minimizar la alta demanda de la población que requiere estos vehículos para poder trasladarse a sitios comunes.

“El día hoy estamos presentando dos modelos de la Moto Silla Eléctrica con implementos hechos en el país, para personas con poca movilidad motora, que posee movilidad del tronco hacia arriba o que han sufrido alguna lesión, con el deber de proteger las discapacidades y que se sientan seguros de poder llegar a su destino”, destacó Castro.

Asimismo, Marisol Martínez, gerente de la compañía Discapadiseños, recalcó que la corporación inició por las necesidades de trasladarse de su sobrino con discapacidad, Luis Alejandro Martínez, quien es el dueño y fundador de la empresa.

Relató que su sobrino diseñó una grúa que captó la atención del público y así comenzó a elaborar una serie de equipos como: muletas, bastones y una silla de ruedas para el baño, bajo el lema “La gente que no camina, tiene alas para volar”.

Hecho en Venezuela

Yolanda Castrillo, asesora de Pasdis, expresó que este conjunto de innovadores presenta sus ejemplares fabricados con productos venezolanos, que son funcionales para personas mayores quienes tienen problemas de movilidad y desplazamiento para integrase a la sociedad. Sus productos son dinámicos y funcionales, para la comodidad del paciente con accesorios movibles, con el fin de adaptarlos a las características de las personas.

“Estamos haciendo un registro importante de estos proyectos para presentarlo en otros espacios de interés común, definir los recursos materiales y financieros para la fabricación de estos prototipos con materia prima, hecha en Venezuela, y hacerlo más accesible a las características de las personas con alguna imposibilidad, y así sustituir la importación de estos equipos esenciales”, destacó Castrillo.

Por su parte, Luis Rodríguez, internacionalista del Viceministerio de Comercio Interior, declaró su apoyo y asesoramiento a estos proyectos de producción en el país, con el objetivo de proporcionar conocimiento y empoderamiento, en cuanto a la seguridad y garantía, que ellos deben tener desde el punto de vista legal, en materia de proyectos de inversión.

Rodríguez resaltó que “ellos como creadores de estos arquetipos, son personas inteligente y creativas, que necesitan recomendaciones por parte legal, a la hora de registrar sus producto y proteger el derecho de autor. Igualmente, la realización de patente, seguimiento de recursos financieros y una metodología de presentación a la hora de ser llevado a la Banca Pública, para tener la seguridad y garantía como proyecto”.

Hoy Venezuela