Lo que para Carlos Forero, ingeniero químico caleño, inició siendo su proyecto de grado hace cerca de ocho años, hoy es su apuesta por una empresa de bandera 100% colombiana. Su objetivo en un principio fue extraer los nutrientes de la mora colombiana, no obstante, en el proceso fue entendiendo que las propiedades de estos alimentos se potencian más en su estado natural y que estas encimas se liberan mejor con procesos como la masticación.

“Entré en el mundo de las frutas haciendo mi proyecto de grado y encontré que, por ejemplo, la mora colombiana se produce en muy pocos países y lo que al final hallé fue que no solo esta fruta tiene propiedades tan amplias y sabores tan atractivos. Así empecé a buscar la forma de llevar esto a algo que todos podamos disfrutar y que no pierda sus propiedades puras”, cuenta Forero.

En la búsqueda de esto el ingeniero llegó a explorar con la técnica denominada liofilización, un secado por congelación que también es utilizado por los astronautas para conservar sus alimentos en sus viajes al espacio.

“Cuando secas las frutas por medio de otros métodos se evapora el agua y con esta evaporación se van muchos antioxidantes. Con la liofilización, se pasa el agua de un estado de hielo a vapor sin transitar por el líquido, lo que permite que los nutrientes, colores, aromas, entre otras, se conserven un 100%”, explica el ingeniero quien cuenta que ese fue el punto de partida para emprender con ‘La Fruta Dice’, un snack de frutas empaquetado de producción 100% colombiana.

Y es que, cuenta Forero, el producto fue pensado como un todo que transmitiera un pedazo de Colombia, fue por eso que para el arte de cada uno de los paquetes decidió trabajar de la mano de la artista barranquillera Ana Cristina Bojanini, quien pintó una opción despendiendo del contenido de cada paquete.

Hasta el momento, ‘La fruta dice’ ha participado en distintos eventos de emprendimiento donde, con éxito, han recibido comentarios excelentes y cientos de consumidores interesados en la mora colombiana, uchuva, entre otros.

La inversión en esta compañía ha sido de más de 200 millones de pesos y ahora están a la espera de sellar alianzas para exportar el producto, así como ponerlo a circular en almacenes de cadena del país.

“Yo sólo espero que la fruta dice sea el ejemplo de cómo una idea universitaria se transformó en un producto de éxito, y que se lleve un pedacito de Colombia, sus sabores, incluso su arte, al resto de mundo”, concluye Forero.

El Espectador