La divulgación científica está todavía en pañales. Sin embargo, Sebastián Pérez, Valentina Pérez, Daniel Albornoz y Amanda Sepúlveda quisieron hacer su aporte en este ámbito, publicando el libro “Cazadores de eclipses. Bitácora planetaria”. La publicación, que tuvo su lanzamiento en la Feria Internacional del Libro de Santiago, es una novela de aventuras, astronomía y amistad que busca acercar a los niños y niñas a la ciencia astronómica.

La obra se concretó en el marco de las actividades de Proyecciónal Medio Externo (PME) que fomenta la Iniciativa Científica Milenio (ICM), gracias al Núcleo Milenio de Discos Protoplanetarios MAD; la Vicerrectoría de Extensión y Comunicaciones y la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile.

La trama

Violeta recibe una invitación inesperada acompañada por un acertijo astronómico indescifrable. Junto a su mejor amiga, Rocío, y los recién llegados al barrio, Petunio y Pichanga, deciden resolver el misterio y se embarcan en un viaje que los llevará a los confines de la Tierra. El camino es largo y los obliga a enfrentar poderosos volcanes, navegar por aguas siniestras y recorrer senderos abandonados. Sin embargo, durante la travesía conocen a personajes extraordinarios que les proporcionan tanto ayuda como nuevos desafíos para sortear. En otras palabras, se trata de un viaje lleno de sorpresas, descubrimiento y amistad: la primera gran aventura de sus vidas.

“Antes de ser autores, nos preguntábamos qué podíamos hacer para llevar la ciencia adonde no estaba llegando. O, más bien, atraer a más personas a maravillarse con la naturaleza, como nosotros hemos tenido la suerte de hacerlo: a través de la ciencia y el arte. Elegimos el libro, una herramienta que siempre nos ha acompañado y que queremos que viva en las manos y en el imaginario de muchos más”, explican los escritores del libro editado por LOM Ediciones.

Publimetro