El destino del Satélite Simón Bolívar tuvo una clara marca desde su nacimiento. El Comandante Eterno, Hugo Chávez, fue el encargado de dársela: “los servicios de nuestro Satélite Simón Bolívar serán para la cooperación, no para explotar a los pobres, ni a los pueblos, ni a los gobiernos, cobrándoles un dineral para prestarles un servicio. Ofrecerá un servicio para el desarrollo social y para la integración de los pueblos”, dijo desde la Base Aérea Manuel Ríos, en el estado Guárico, el 29 de octubre de 2008, donde observó el lanzamiento, hecho escenificado desde el Centro de Satélites de Xichang, en el suroeste de la República Popular China.

Aquel hecho se produjo diecisiete minutos luego de las 12 del mediodía de nuestro país, cuando fue lanzado un cohete Larga Marcha 3B que impulsó al satélite a 36 mil 500 km de altura a una órbita geoestacionaria cedida por Uruguay.

No pasó mucho tiempo para que el designio de Chávez se cristalizara. Dos años después, cuando el terremoto en Haití colapsó la plataforma terrestre para ofrecer comunicación en la hermana nación, el satélite de propiedad venezolana, previa solicitud del Gobierno haitiano, hizo posible que los medios que viajaron “para hacer la cobertura tuvieran que utilizar todos sus equipos de transmisión en conexión al Satélite Simón Bolívar para poder salir al mundo y saber que estaba pasando”, declaró a Hoy Venezuela, María Fernanda Guarirapa, operadora satelital del segmento terreno del subsistema de antenas de la base Aeroespacial Bolivariana Capitán Manuel Ríos, ubicada en el estado Guárico, en una entrevista satelital a este medio digital.

“Nosotros tenemos una serie de equipos como amplificadores y filtros, para que la información en tierra sea reciba por el satélite y este la regresa a las antenas encargadas que reciben el procesamiento de la información dependiendo del servicio”, dijo Guarirapa, al explicar sobre los servicios y equipos de telecomunicaciones.

Explicó que el satélite cuenta con 3 bandas de frecuencia: C, KU y KA. Cada una tiene una antena en específico instaladas en el satélite para su respectiva transmisión. “Con la banda C, abarcamos toda Suramérica desde la parte baja de México todo lo que sería el Mar Caribe hasta Argentina y Chile; la banda KU posee dos antenas en específico que llamamos, una para el asmorten que cubre Haití Colombia, Venezuela e islas del Caribe y otra Asur que abarca Paraguay, Uruguay y Bolivia; y la banda KA que toda su huella de cobertura es nuestro país”, informó.

Independencia tecnológica

Su puesta en órbita representó para Venezuela un gran avance en la independencia tecnológica. Gracias a esta nueva herramienta, se cubren todas aquellas necesidades nacionales que tienen que ver con telefonía, transmisión de información, acceso y transmisión de mensajes por Internet, difusión de programas y proyectos ejecutados por el Estado, garantizando llegar a los lugares más remotos para masificar el acceso a las telecomunicaciones

María Fernanda Guarirapa, explicó que el objetivo desde su lanzamiento significó para la Nación “el hecho del que el país tenga un proceso de independencia tecnológica”, en virtud de que anteriormente Venezuela dependía de otros operadores internacionales para ofrecer servicios de telecomunicaciones.

Precisó “ya era hora, de que nuestro país contara con su propio satélite para el ofrecimiento de estos servicios, que adicionalmente generan un ahorro al Estado, en cuanto a recursos y más allá de eso abrirle la puerta al país en el hecho de poder incursionar en materia espacial”.

Ventajas

Muchas son las ventajas demostradas desde su puesta en funcionamiento. Destaca la migración de los servicios de telecomunicaciones, potenciado y mejorando dichos servicios en las áreas de salud, educación, comunicaciones y tecnologías.

La especialista recordó que gracias al satélite se pueden ofrecer servicios en aquellas regiones apartadas de las grandes ciudades, “donde no se podía llegar por vía terrestre, por problemas de logística en instalación de los equipos necesarios para proveer los servicios de telecomunicaciones”.

“Hoy en día es posible mediante la comunicación satelital, simplemente con una pequeña instalación podemos hacer llegar a zonas remotas cualquier tipo de servicios como telefonía, televisión e Internet”, agregó.

En el área de Telemedicina permite facilitar las consultas o emergencias con las principales ciudades para ofrecer un diagnóstico oportuno y tomar las medidas respectivas con el suficiente tiempo necesario, comentó.

Señaló que en Teleeducación se ha podido expandir y ofrecer el servicio de Internet mediante el uso de las Canaimitas y tabletas entregadas por el Gobierno Bolivariano “para que la población tenga el acceso a la información y faciliten al docente la mejora de sus técnicas académicas para poder crecer el proceso educativo en todo el territorio Nacional”, refirió.

En cuanto a los servicios de televisión directa que ofrece el satélite Bolívar con programación nacional e internacional a bajos costos, Guarirapa los calificó como un servicio de “calidad palpable” por el hecho de haber trabajado en el mantenimiento en línea de este servicio, que cada vez adquieren más venezolanos mediante la empresa estatal de telecomunicaciones CANTV con la entrega de equipos operativos del servicio TV satelital.

Dijo que la migración de la plataforma de los servicios móviles hacia el satélite ha sido “gracias a un proceso progresivo que permite no sólo la modernización, si no brindar un acceso de calidad y rapidez en las conexiones, así como un conjunto de mejoras en tierra que han hecho una planificación del uso en el ancho de banda del satélite”.

Conexión satelital para la protección de la Patria

Indicó que la democratización de esta herramienta espacial se ha logrado porque han posibilitado la migración de una cantidad de servicios del Estado venezolano, trabajando con instituciones que ahora utilizan la conexión satelital.

“No tenemos dependencia en el punto tecnológico, con una operadora todo se hace en nuestro satélite, el cual está operando sin ningún tipo de inconveniente en la red nacional de medios públicos como el Consejo Nacional Electoral, Funvisis, Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB)”, dijo.

Destacó que la FANB, mediante el Satélite Simón Bolívar cuenta con una gran cantidad de radares interconectados, Bases de Protección Fronteriza y Unidades Tácticas de Defensa, con el objetivo de brindar seguridad y eficiencia en aquellas zonas remotas que les permite mantener una comunicación permanente con sus comandos centrales en las principales ciudades del país.

El Simón Bolívar no sólo ha dado más acceso al pueblo a las tecnologías celulares, de Internet o televisivas, también ha permitido el desarrollo de la carrera satelital de jóvenes venezolanos que años atrás lo creían imposible, ratificando lo dicho por el líder de la Revolución Bolivariana, el 29 de octubre de 2008 cuando enfatizó que el satélite Simón Bolívar tenía que ver con el socialismo: “Ahora, tenemos un satélite socialista, para construir el socialismo, dentro de Venezuela y para cooperar con otros pueblos, para activar nuevos mecanismos de solidaridad, de cooperación, de integración con países como Bolivia, Ecuador, pueblos que han estado excluidos durante siglos”.

Hoy Venezuela


Volver