Dejarán de ofrecer servicios de voz, datos y video para convertirse en herramientas más sofisticadas