Con la finalidad de compartir conocimientos sobre la importancia de las células madre para el tratamiento de diversas enfermedades así como los avances científicos que hay en torno a esta tecnología, Cordón de Vida llevó acabo la I Jornada Científica sobre células madre con la participación de dos reconocidos científicos y conferencistas internacionales.

Al evento celebrado en el Hard Rock Hotel asistieron los más reconocidos médicos especialistas de Panamá y el mismo contó con las ponencias de la Dra. Joanne Kutzberg, de la Universidad de Duke y del Dr. John Wagner de la Universidad de Minnesota.

La Dra. Kutzberg es especialista en tratamientos neurológicos con células madre y el tema abordado durante su conferencia se centró en el uso de las células madre para tratar enfermedades del cerebro. El Dr. Wagner es hematólogo pediatra y transplantólogo con vasta experiencia en trasplante de células madre y su ponencia estuvo enfocada en la sangre como fuente de células hematopoyéticas y células T.

Según la Dra. Kutzberg, cada año se realizan alrededor de 5000 trasplantes de células madre del cordón umbilical en todo el mundo. La Dra. Kutzberg explicó a través de casos de éxito que además de las enfermedades de la sangre, las células madre han demostrado ser eficaces para tratar diversas enfermedades del cerebro a través de la sustitución de enzimas.

Entre los casos de éxito, se destaca la historia de Ana Julia, una bebé ecuatoriana de 8 meses de edad que recibió varias transfusiones de células madre para tratar su parálisis cerebral. Las células madre de la niña fueron almacenadas en los laboratorios de Cordón de Vida en Panamá y el trasplante lo realizó la Dra. Kutzberg en la Universidad de Duke.

Luego de las transfusiones, la niña recuperó su tonicidad muscular lo que le permitió tener más movimiento y las úlceras corneales que padecía antes del trasplante se curaron significativamente. Asimismo, Ana Julia actualmente reconoce a su entorno y a sus padres, con los cuales es capaz de interactuar mucho más.

Asimismo, el Dr. Wagner explicó que el uso de las células madre del cordón umbilical para tratar la leucemia en lugar de las células de la médula ósea ha representado un revolucionario descubrimiento ya que la supervivencia de los pacientes trasplantados con células madre incrementa considerablemente con respecto a aquellos trasplantados con células de la médula ósea.

De esta forma, Cordón de Vida reafirma su compromiso de educar y actualizar continuamente a los profesionales de la salud en Panamá, ofreciéndoles información de primera mano sobre avances científicos relacionados al tratamiento con células madre.

Sobre el tratamiento con células madre

Las células madre son células que tienen la capacidad de formar los elementos que comformen la sangre y de reproducirse ayudando a la regeneración de nuestros tejidos.

Existen células madre en diferentes lugares de nuestro cuerpo, pero la más estudiada y de más utilidad en la actualidad son las células madre que encontramos en la sangre y tejido del cordón umbilical (hematopoyéticas y mesenquimales). Este tipo de células madre pueden ser recolectadas justo después del parto y almacenadas para incrementar las opciones de tratamiento que pueden salvarle la vida al paciente y también a otros miembros de la familia y personas que sean compatibles.

Las células madre han demostrado ser eficaces en el tratamiento de enfermedades de la sangre como la leucemia o linfoma, entre otros. Aunque no remplazan los tratamientos principales como las quimioterapias, si los complementan.

Para proveer estos servicios en Panamá es necesario contar con un compleja lista de permisología y documentación Científica. En Panamá el único banco Panameño que puede proveer este servicio, es Cordón de Vida. Ellos cuentan con todas las necesarias certificaciones a nivel internacional como F.D.A., A.A.B.B., C.L.I.A., entre otras. Cordón de Vida es el único laboratorio de Panamá que almacena células madre en el país y que cuenta con ensayos clínicos internacionales.

A pesar de que esta tecnología no constituye por sí sola una “cura para todos los males”, en la actualidad hay beneficios potenciales que están bajo investigación y confirmación científica, por lo cual, en el futuro se podría ampliar el alcance de este tratamiento.

Crítica


VOLVER