Honduras lidera junto con Malasia y Tailandia la producción de energía de biogás y biomasa a base de palma africana a nivel mundial, según la revista Agricultura de las Américas, de Colombia.

Estos datos son refrendados por Héctor Castro, presidente de la Federación Nacional de Palmeros de Honduras (Fenapalmah), quien asegura que el país fue el primero en el mundo en producir energía eléctrica a través de las plantas extractoras de aceite de palma.

“Hace más de ocho años, una compañía de palma nacional produjo y vendió, por primera vez en el mundo, energía a partir de biogás”, manifestó Castro.

Agregó: “En términos relativos, Honduras es el principal productor en el mundo de energía generada con subproductos de palma africana. Hemos desarrollado un buen mecanismo y estamos a la vanguardia”.

El empresario calcula que alrededor de un 70% de las plantas extractoras que operan en el país produce energía por este medio.

“Hay varias formas de desarrollar estos procesos, pero creo que el más común es producir reactores. Primero, se purifica el líquido que se obtiene del agua con la que se riegan las plantaciones, se quita la humedad y el azufre; y por último pasa a los motores para convertirse en energía”, detalló el empresario.

Operaciones

La producción de energía tiene tan buenos rendimientos en el país que las plantas no solo producen para su consumo, sino que venden a la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Enee) y a otras compañías directamente. “Muchas empresas han sustituido el búnker por la energía generada a base de biogás y biomasa que nosotros les vendemos”, resaltó Castro.

Las empresas venden a la Enee más de 55 megavatios/hora de la energía obtenida a través de biomasa y biogás, cifra que el sector palmero espera muy pronto aumentar, ya que tiene una capacidad mayor de generación.

“La energía que nosotros ofrecemos representa el 4% de la demanda nacional, que anda alrededor de 1,500 megavatios/hora”, aseguró Castro.

Mario Figueroa, encargado de proyectos agrícolas de Grupo Palcasa, empresa productora de energía a base de palma, informó que solo se está entregando a la Enee el 50% de la energía producida.

“La industria tiene una capacidad de producción que roza los 130 megavatios/hora. Este potencial es conservador tomando en cuenta la evolución del sector en el último año. Podríamos vender mucho”.

Añadió que los costos de producción de un megavatio/hora oscila entre $4 y $6 centavos, y el valor total de venta se sitúa en $11 centavos.

Las autoridades de la Enee aseguran que el sector palmero y azucarero representa un gran aporte para atender la demanda de energía nacional. “Entre los dos sectores llevan vendidos a septiembre 26.18 megavatios de potencia, unos 236 gigavatios hora de energía”, informó el representante de la estatal.

Los productores de palma colombianos comenzaron hace unos siete años a impulsar la producción de energía a base de palma africana. En la actualidad, unas 40 plantas extractoras han logrado producir toda la energía que consumen. Sin embargo, el gran reto es generar para vender al Gobierno, algo que aún no logran.


Siguen los pasos

Jaime Fernando Valencia, líder de Valor Agregado de la Federación Nacional de Cultivadores de Palma de Aceite (Fedepalma) de Colombia, afirmó que ellos ya cuentan con las primeras empresas palmeras que están produciendo energía para su consumo.

Sin embargo, aún no han logrado vender energía al Gobierno como lo están haciendo Honduras y Guatemala.

“Ya tenemos 40 plantas que cuentan con autogeneración, sin embargo, están esperando que se legisle una ley para producir para la venta. Honduras y Guatemala nos llevan la delantera en este tema”, declaró.

Valencia atribuye este fenómeno a los altos costos de energía que presentan los países centroamericanos, debido a que el mayor abastecedor son las plantas térmicas que operan con diésel.

“La energía producida con diésel lleva siempre los precios al alza y eso es lo que pasa en Centroamérica, donde hay más apertura para vender energía de subproductos de la palma que tiene un menor costo. Aquí, los palmeros no se animaban a invertir en equipo para producir energía, ya que si no tiene un comprador, no podrán recuperar la inversión”.

Felipe Guerrero, director de sostenibilidad de Grupo Daabon, primera empresa colombiana en producir energía a base de biogás, contó que visitó Honduras a fin de conocer los procesos que están desarrollando y poder implementarlos. “Hace unos meses visitamos varias empresas hondureñas y estuvimos encantados porque tienen unos procesos impecables en generación de energía a base de palma. Nos trajimos buenas ideas de lo que están haciendo allá”, manifestó.

Besy Lara Barrera – La Prensa


Volver