El gobierno de Brasil adoptó el primer incentivo a los automóviles eléctricos, que tendrán su arancel de importación reducido a cero.

Actualmente el impuesto aduanero a la importación de automóviles de zona extra Mercosur es de 35 por ciento.

Además de los autos puramente eléctricos, que son aquellos recargables con enchufe, una decisión que comunicará oficialmente este martes la estatal Cámara de Comercio Exterior (CAMEX) es la inclusión en el beneficio de los autos con tecnología de célula de combustible.

Esas células ransforman hidrógeno en energía para “cargar” las baterías del automóvil, publicó el diario Valor.

En paralelo, y por una iniciativa del ministro de Minas y Energía Eduardo Braga, en el Senado avanza una propuesta que reducirá a cero por una década la aplicación del Impuesto sobre Productos Industrializados (IPI) para vehículos eléctricos e híbridos a etanol fabricados en Brasil.

La misma propuesta de ley establece suspender el cobro del IPI a equipamientos para recargar baterías. También facilita la importación de partes y accesorios para equipar vehículos eléctricos de fabricación local.

Brasil 247


VOLVER