Para Celeste Balladares Balladares, alcanzar un sueño no tiene relación ni con la capacidad económica, ni con tener el nivel de IQ alto; es una cuestión de determinación, coraje y pasión. Viajar al espacio es el suyo desde que era una niña.

Aprendió de sus padres el esfuerzo y el trabajo. La familia salió hace muchos años de Nicaragua y se instalaron aquí.

“Mi familia es de raíces humildes, mis papás tuvieron que trabajar muy duro para poder mantenerme, a causa de eso yo pasaba la mayor parte del tiempo en el kínder y en la escuela”, comentó. Para ella, estudiar es un privilegio.

“Mi papá tenía que caminar 7 kilómetros, todos los días, para ir a la escuela con un saco como bolso. Por eso desde pequeña aprendí a ser agradecida y estudiar no representaba una obligación, sino un paso más hacia mi meta“, afirma.

Una puerta única

La joven será la primera tica en ir a Mars Desert Research Station (MDRS). Este desierto -ubicado en Utah- es uno los sitios en la Tierra para investigar sobre las operaciones en el planeta rojo.

Celeste fue aceptada en un proyecto de Mars Society, la sociedad más influyente dedicada a la investigación en Marte y al estudio del asentamiento de la raza humana en ese planeta.

Hasta ahora los únicos afortunados eran los peruanos, donde la Sociedad tiene un programa. Este año -en su cuarta edición- la posibilidad se abrió a Latinoamérica.

“Va una tripulación de 7 personas y entre ellas estoy incluida. Seré la primera tica en formar parte de esa simulación de vida en Marte, van a ser tres semanas en las que estaré desarrollando un proyecto que les propuse y va a ser una simulación completa porque voy a tener que usar trajes espaciales, comer comidas deshidratadas y voy a pasar por un entrenamiento, eso va a ser una experiencia increíble”, comentó.

Una araña para zonas difíciles de Marte

Su proyecto consiste en crear un robot que mejore las oportunidades de investigación en este planeta. El diseño en que trabaja se inspira en las arañas y los cangrejos, que tienen la capacidad de desplazarse por diversas superficies.

La estudiante de mecatrónica de la Universidad Invenio Costa Rica explicó que el Curiosity de la Nasa tiene un diseño con limitaciones territoriales.

El aparato, que es propulsado por ruedas, soporta una inclinación no mayor a los 45° en cualquier dirección, ello le impide adaptarse a ciertos “relieves de gran altura como el Monte Olimpo, el volcán más grande del sistema solar” y se vuelca.

“Han salido noticias de que se ha encontrado agujeros en las ruedas y eso pone en riesgo la misión”, comentó.

Celeste cursa su primer año de Ingeniería Mecatrónica en Invenio pero, este semestre trabaja en el laboratorio Arcos de la Universidad de Costa Rica, dedicado a la investigación en robótica.

Asegura terminará su carrera y buscará graduarse en Astrofísica en el extranjero.

Costa Rica Hoy


VOLVER