En Argentina la tasa de urbanización supera el 90%; casi la mitad de la población se distribuye en los cinco conglomerados más grandes, y en los 30 municipios más poblados habita casi el 40% de la población. Sin embargo existen 2.239 gobiernos locales, y dado que cada provincia fija su régimen, hay una amplia variedad de categorías tales como municipios de primera categoría, de segunda, de tercera, comisiones de fomento, comunas, comunas rurales, comisionados, comisión municipal, etc.

En nuestro país se generan todos los años cerca de 15 millones de toneladas de residuos sólidos urbanos (RSU). Entre el 40-60% del peso total de la bolsa de basura que generamos en casa es “orgánico” (también conocido como bio-residuo); el triple de “papel y cartón” o de envases y embalajes “plásticos”. Aunque hoy prácticamente la totalidad de los residuos orgánicos se deposita en vertederos, convertirlos en abono reduciría significativamente el volumen de basura enviada a los vertederos.

Definido a través de la ENGIRSU (2004) es de incumbencia de los gobiernos locales el manejo de los RSU. Estos tienen la responsabilidad directa de planificar e implementar la Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos (GIRSU) en sus jurisdicciones. Pero para que cada uno de estos decida encarar una nueva línea de trabajo en su propia GIRSU, primero necesita conocer esfuerzos y logros posibles. Con este Manual acercamos la información básica que permita dimensionar los actores y recursos a involucrar, y los pasos a seguir, para implementar el compostaje hogareño o domiciliario.

Planteado como una simple y práctica guía para reducir el volumen de basura destinada a vertederos, a través de un mecanismo de gestión descentralizada, este Manual facilita, a responsables de Comunas y/o Municipios, un modelo de trabajo a escala local, fácil de poner en funcionamiento.

Descargar publicación

INTI