El descubrimiento se dio en la plaza 6 de Agosto en el centro de Potosí, frente a lo cual el Ministerio anunció su apoyo a todas las actividades que se deban realizar para el rescate, análisis y cuidado de los restos óseos que se hallaron.

El Ministro Marko Machicao manifestó su compromiso y respaldo a los técnicos que realizan las labores de precautelación: “El Ministerio de Culturas y Turismo, en el marco del desarrollo integral del patrimonio histórico del país, ha decidido, de manera consecuente con el desarrollo del patrimonio, apoyar en todas las actividades necesarias para su rescate y puesta en valor, de modo tal que se desarrolle un destino y un circuito turístico a partir de la cultura y la historia” aclaró.

Entre las piezas encontradas se cuéntan restos de unas 460 personas, entre las cuales se estima que al menos 20 son de origen indígena y tres africanos, con los cuales se realizará un estudio para saber su procedencia y posibles causas de la muerte; dejando al pendiente el trabajo de confirmar o deshacer, en la Villa Imperial, los túneles entre catacumbas.

Bolivia.com