En Venezuela se encuentran al borde de la extinción 15 especies de anfibios, a causa de la infección letal de un hongo microscópico conocido como Batrachochytrium dendrobatidis, originado un alto  índice de amenaza en la biodiversidad.

Este hongo perteneciente a la división del reino Fungi conocido como Chytridiomycota, se  aloja en la piel desnuda y húmeda de dichos vertebrados, originando la enfermedad contagiosa quitridiomicosis cutánea, la cual puede provocar la muerte de los especímenes sin afectar sus órganos internos.

De acuerdo con el investigador del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (Ivic), Jon Paul Rodríguez, la condición de estos seres primitivos es tan delicada que se ubican de primeros en el indicador de tendencias de la biodiversidad, el cual mide el riesgo a la extinción.

“No sólo están peor que otros animales sino que son los que más han caído en el índice de especies amenazadas”, afirmó Rodríguez.

Después de los anfibios, el grupo animal más amenazado en Venezuela son los mamíferos, debido “a una combinación entre la destrucción de sus hábitats y el consumo directo”, reiteró.

El también experto del Centro de Ecología del Ivic señaló que no existen registros de nuevas especies de fauna extintas en el país.

Las únicas especies de las que no se conocen sobrevivientes son el corroncho desnudo del lago de Valencia (Lithogenes valencia) y el sapito arlequín de Maracay (Atelopus vogli), ambas endémicas de Venezuela. El zorzal (Margarops fuscatus) también desapareció a nivel nacional, pero persiste en la región.

Hoy Venezuela