La inversión en actividades científicas y tecnológicas (ACT) alcanzó en el 2013 el punto máximo en ocho años en que se realiza una medición en el campo. El Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (Micitt) presentó el sexto Informe de Indicadores Nacionales.

En el 2013 la inversión fue de $989 millones, un 11% más que los $980,8 millones un año antes. El monto incluye la Investigación y Desarrollo (I+D), formación científica y tecnológico, y servicios de esos tipos. El sector académico hizo la mayor contribución en el aumento.

El porcentaje de inversión en ACT con respecto al Producto Interno Bruto subió levemente de 1,98% a 2,01%. Eso si el PIB creció más que la tasa de ACT. El aumento de la tasa media de inversión de I+D fue de 15% en términos absolutos del 2010 al 2013. Pasó de $180,7 millones a $276,4.

La investigación y desarrollo vino principalmente del sector académico (universidades) con un 37% de aporte. El sector empresarial puso el 32% y el sector público el 29%.

La viceministra de Ciencia y Tecnología, Carolina Vásquez, resaltó el aumento que, aunque pequeño, es positivo. También mencionó que el país avanza hacia una economía con valor agregado y con innovación que se piensa, crea y genera en suelo nacional.

Sin embargo aceptó que sigue un pendiente por lograr una investigación que incida más en la economía y avanzar en la formación de profesionales.

El Micitt destacó el manejo de datos y la acumulación de información con el objetivo de rediseñar la política pública y marcar los temas prioritarios. Igualmente es necesario como parte de los estándares de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico.

Sigue faltante de profesionales

Con respecto al capital humano dedicado a la I+D en el 2013 se contaron 3.384 investigadores, 44% mujeres. Si nos comparamos con otros países, vemos la enorme diferencia. Costa Rica tiene una tasa de investigadores a tiempo completo de 0,7 por cada 1.000 integrantes de la Población Económicamente Activa. La de Finlandia es 15,7, Singapur 10,2 y Argentina 3.

Entre el 2006 y el 2013 el número de graduados de ciencia e ingeniería por cada mil habitantes entre 20 y 29 años pasó de 8,6 a 15,2. Pero los datos se caen en la tasa de los graduados de esos campos por cada 1.000 habitantes. Subió apenas de 1,7 a 2,8.

El número de graduados en educación trucaría por cada mil habitantes paso de 6,7 en el 2006 a 9,8 en 2013. Aunque hay un aumento el mercado siguen necesitando.

CR Hoy


VOLVER